Suplemento Publicitario Sobre Bodas

La unión gastronómica perfecta

La unión gastronómica perfecta
Tradición y modernidad comparten protagonismo en los cócteles y se sientan después juntas a la mesa
EL DIARIO VASCO

Por mucho que los tiempos cambien y las bodas con ellos hay cosas que no varían, y mucho menos en nuestra tierra, donde el comer es toda una filosofía y un placer. Euskadi es un territorio que se caracteriza por su buen producto y cocina, algo que queda reflejado en toda celebración que se precie. Los sabores de siempre son una apuesta segura, aunque los nuevos formatos y productos también tienen mucho éxito.

Un cóctel diferente

Como cuenta Patricia Marchessi, del restaurante ni neu, “cada vez está más de moda la boda tipo cóctel-fiesta, un formato más informal, en el que los novios aprovechan para estar con los invitados y disfrutar de la terraza”. Allí ofrecen “‘pintxitos y canapés’, además de haber diferentes buffets y stands de show cooking a elección de los novios (quesos del país, foie, sushi, jamón, ostras y champán, mojitos...)”.

En cuanto a un menú más tradicional, para un banquete en sala, Patricia afirma que “unos tienen claro que quieren marisco y otros eligen platos diferentes, como nuestra lasaña fría de anchoas marinadas con crema ligera de gazpacho vasco o el tomatito relleno de chipirón sobre arroz cremoso de sus tintas y jugo de Idiazabal”. En cuanto a los platos centrales, “rape, merluza o solomillo siguen siendo los preferidos”.

La tradición triunfa

Así lo corroboran desde el restaurante Otzarreta, donde afirman que lo que más éxito tiene en su caso son los clásicos. Además, “al estar ubicados en la costa, nosotros tiramos mucho de marisco, que es algo que siempre triunfa. El bogavante, por ejemplo, nunca falla en las bodas”. Es una alternativa clásica, en la que también hay hueco para alguna de las preparaciones estrellas de la casa. Como cuentan, suelen incluir un plato especial que es “una ensalada de alcachofas con frutos rojos. Es una opción que tiene mucha aceptación”.

Por su parte, Koldo Lasa, del restaurante Lasa, explica que, “en general, todos quieren mezclar lo tradicional y lo moderno”. Aunque admite que se trata de algo que no ha cambiado y que “siempre ha sido así”. En cuanto a las claves de su oferta, “el pan y los postres son siempre de la casa, es una seña de identidad”. Sin duda, detalles que se notan y que arrasan como “los fritos de la casa, la papillote de hongos, el erizo de mar relleno de txangurro o las almejas a la plancha con refrito de ajo y guindilla”. En carnes y pescados, “el lenguado relleno de gambas, el lomo de rape a la plancha y la merluza Lasa con crema de cigalas son los preferidos. Y en carnes, el solomillo solo o con foie, el ciervo y txuletón”.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos