Vuelve la alerta en el Índico: un atunero vasco repele con disparos un ataque pirata

Vuelve la alerta en el Índico: un atunero vasco repele con disparos un ataque pirata

El 'Galerna III' de Bermeo elude una acometida cuando faenaba en aguas internacionales cerca de la isla de Mahe (Seychelles)

JULEN ENSUNZABermeo

Lo que se presuponía iba a ser un día normal y corriente de pesca en aguas del Índico para los tripulantes del 'Galerna III', atunero de la empresa Albacora de Bermeo, estuvo a punto de convertirse en una jornada negra. A las 8.55 de la mañana hora local –5.55 en Euskadi–, con el barco ya de ruta, uno de los vigilantes de seguridad –hay tres a bordo en estos momentos– dio la voz de alarma al puente de mando. Una lancha sospechosa se acercaba a toda velocidad por popa y no había tiempo que perder.

Se encontraban al noroeste de la isla de Mahe (Seychelles), dentro de las aguas internacionales, y hasta ese momento nadie se había percatado del hecho. Todo parecía normal. Rápidamente, el capitán dio la voz de alarma y «los marineros se metieron en el túnel se seguridad», tal y como establece el protocolo de actuación en estos casos. «Les teníamos a poco más de milla y media cuando nos dimos cuenta», asegura el patrón del 'Galerna III', Ager Zabala. Su barco y el 'Intertuna III' son los únicos atuneros de la empresa que se encuentran faenando en la actualidad –tienen bandera extranjera–, dado que el resto –navegan con pabellón español– están amarrados en el puerto Victoria desde el pasado día 5 por el cierre establecido por el Gobierno de Madrid para la pesquería del atún rabil de aleta amarilla (Yellowfin).

Con el 'skiffe' pirata acercándose cada vez más, el capitan del 'Galerna III' realizó las correspondientes maniobras de evasión mientras los agentes de seguridad se disponían a repeler la agresión. Primero mediante disparos de disuasión, que esta vez resultaron suficientes para echar por la borda el intento de asalto. «Lanzaron varias ráfagas de aviso cuando la lancha estaba a unos ochocientos metros aproximadamente y al ver que íbamos armados los piratas decidieron desistir. Dieron la vuelta hacia el barco nodriza que tenía en la zona», relata Zabala.

Ninguno de los integrantes de la tripulación del 'Galerna III' sufrió daño alguno y la embarcación continuó faenando con total normalidad. «Ha sido algo tan rápido que no nos ha dado tiempo ni de asustarnos», explican pocas horas después del suceso. Hace tres semanas que el patrón bermeotarra, Ager Zabala, y el resto de oficiales del puente se encuentran en el 'Galerna III' y «por ahora no podemos quejarnos de cómo nos va la pesca», reconoce.

Calma tensa desde 2012

Este es la primera escaramuza seria de atuneros vascos con piratas somalíes que ha trascendido desde 2012. En octubre de aquel año, el 'Izurdia', perteneciente a la compañía Atunsa de Bermeo, consiguió eludir el abordaje pirata, al igual que lo había hecho 0cho meses antes el 'Eroxape'. En 2011 fueron el 'Albatun Dos', el 'Felipe Ruano' y el 'Draco' los que se vieron acosados, y en 2010 el número de intentos de abordaje se disparó hasta los 15 casos.

«La verdad es que, de un tiempo a esta parte, la situación estaba bastante tranquila, aunque eso no quiere decir que bajemos la guardia. Aquí siempre hay que estar alerta», señalan desde uno de los atuneros vascos atracados en puerto Victoria. «Duermes con un ojo abierto y el otro cerrado», sentencian.

La presencia de personal armado en los atuneros desde 2009 –el secuestro del 'Alakrana' ese año marco un antes y un después– ha tenido también gran influencia en el descenso paulatino de la actividad pirata, que se ha visto obligada a desviar su punto de mira hacia otros puntos. «El armamento que llevan a día de hoy, además, es más potente que el que se usaba al principio», apuntan desde una empresa atunera de Bermeo. Sin embargo, el intento de asalto del 'Galerna III' ha vuelto a poner en alerta a la flota vasca.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos