La última leyenda

Choque de cuernos, juego de toros. 'Déjalo' y 'Zabatero' se miden en los corrales. / FOTOS: LOBO ALTUNA

Los Miura, el broche cárdeno, chorreado, de excelsa cuerna de los Sanfermines. En la calle y en la plaza. 'Aguilero', 'Limonero', 'Zabatero', 'Déjalo', 'Hurón' y 'Nevadito' rompieron ayer la noche en el encierrillo. Hoy toreados tras correr Estafeta abajo, cerrarán las fiestas

BEGOÑA DEL TESOPAMPLONA.

Hace dos años de este mismo día, último de las fiestas de San Fermín, los toros llegados seis días antes a los Corrales del Gas desde la finca Zahariche en Lora del Río (Sevilla) corrieron el encierro en dos minutos cinco segundos a una espléndida y abracadante velocidad de 25,20 kilómetros por hora. Hasta ayer mismo, era la marca absoluta de cualquier criatura que haya subido de Santo Domingo, cogido la curva de Mercaderes, atravesado Estafeta, asombrado en Telefónica y entrado en la plaza sino también de cualquier otro toro. Hasta ayer. Hasta hoy según a qué hora lean ustedes este periódico porque este año los encierros han sido relampagueantes y rozado la velocidad de la luz.

Los corredores sueñan con correr los Miura. El peor de sus sueños, la mejor de sus pesadillas. La envergadura, la potencia, el volumen, la cornamenta de esas bestias de leyenda (175 años cumple la ganadería, cincuenta más una las veces que han sido lidiados en Iruña) propician carreras bellísimas, acunados entre los cuernos pero también carreras con muchos traumatismos. Si los Cebada representan el peligro máximo, los Miura simbolizan la gloria.

'Aguilero'
Bello cárdeno oscuro marcado con el número 45. Pitones algo abiertos.
'Limonero'
Marcado con el número 93 es gran negro bizco del pitón izquierdo.
'Hurón'
Es una criatura impresionante. Un chorreado, espléndidamente chorreado, en verdugo, ojo de perdiz. El hocico reproduce el tono que bordea su mirada. Es corniadelantado. No se levanta su cuerna hacia arriba sino que sale hacia delante.
'Déjalo'
El número 8 es un imponente cárdeno claro abierto de cuerna.
'Nevadito'
57. Un vibrante negro entrepelado. Algo bizco del cuerno derecho.
'Zabatero'
Poderoso entrepelado bragado girón. Acapachado de cuernos, los usa bien en sus juegos de corrales.

14 de julio. 'Pobre de Mí'. 'Aguilero', 'Limonero', 'Hurón', 'Nevadito', 'Déjalo' y 'Zabatero' llegaron a Pamplona desde la finca sevillana a la medianoche exacta del seis de julio. A las 00 horas del día de San Fermín. Habían sido embarcados mucho antes. Al amanecer. Salieron de la finca Zahariche envueltos en el polvo de su galopada, entre vaqueros y caballos, ganaderos, mayorales y perros. Los embarcaron guiados por los cabestros. Espléndidos de cuernos, bellas las capas, poderosa la envergadura. Largo el esqueleto. Vinieron despacio desde el sur al norte. Un norte en el cual están sus raíces. No solo por el apellido euskérico de sus criadores. También porque si parte del abolengo de su raza se debe a aquellas primeras 220 vacas de Gil Herrera no es menos tremenda la impronta de aquellas otras 220 de Alvareda que procedían de la ganadería de Pedro Echeverrigaray, de donde surgieron los míticos Gallardo.

«A los Miura no les haces dos veces seguidas lo mismo. A la tercera, saben más que tú» M. LalandaTres veces falló una tarde 'El Estudiante' con el estoque. Y las tres el Miura apartó la hoja y fue a por él

Volvieron al norte de donde proceden y según a qué hora alguien abra este periódico ya habrán sido probados entre Santo Domingo y el callejón de la plaza. Acaso su misma estampa en papel haya servido a algún corredor, enrollado este diario, para mantenerlos a raya. Si es que alguien puede mantener a raya a cinco toros de cuatro hierbas y a un cinqueño extremo muy en tipo de su raza, su casta y su leyenda. Toros altos, largos, de vientre recogido, tipo 'galgueño'. Corre el Miura de forma poderosa, uniforme, poco dispersa. Corre. O habrá corrido ya. O correrá.

Según qué hora marque el reloj en estos momentos, los corredores ya sabrán de la galopada de ese 'Limonero' bizco del cuerno izquierdo, de los pitones algo abiertos de 'Aguilero'. Sabrán que 'Hurón', un chorreado de elegante planta era, es, cornidelantero. Los pitones hacia delante, marcando la distancia, abriendo camino.

Y entonces estará sonando ya la hora para los toreadores que los enfrentarán en la tarde. Ellos son Rafaelillo, Javier Castaño y Rubén Pinar. El primero ha subido a su facebook las imágenes de estos seis Miura, seis. Y recordado que se cumplen diez años desde que se puso delante de una de esas bestias magníficas sobre las que escribieron John Steinbeck ('Travels with Charley in Search of America') o Alfonso Grosso en su desorbitado y genial 'Florido mayo'. Toreó Rafaelillo su primer Miura compartiendo la tarde con Esplá y Padilla. Quizás piense que no le dieron la gloria a Iván Fandiño en Sevilla pero que sí se la otorgaron hace bien poco a un torero humilde pero bravo. Rozó este abril la Puerta del Príncipe de la Maestranza Pepe Moral, que llevó sus Miura al caballo con galleos deliciosos.

Cerraron los de Zahariche la Feria de Abril como cerrarán esta Feria del Toro. Quienes ya, acaso, los hayan corrido en la mañana no sabrán que Miguel Torga, escritor grande, austero y portugués escribió en 'Bichos' sobre un ejemplar al que llamo 'Mihura' (con 'h', en euskera): 'Sorprendido, no quitaba la mirada de la fragilidad de aquel ser de dos patas, flaco, todo dorado. Lo miraba sin pestañear, desdeñosa y ansiosamente'.

Correr, tal vez habrán corrido hermanados en la noble recta de Estafeta. O quizás no. Pero ¿cómo serán en la plaza? Pepe Luis Vázquez, torero de culto, dijo: 'Los Miura entienden lo que pasa y, sobre todo, ven si eres débil. Ante el Miura, aprieta los dientes, trágate el miedo'.

Más

Fotos

Vídeos