El truco del estadounidense que 'hackeó' la lotería y ganó millones en los sorteos

El truco del estadounidense que 'hackeó' la lotería y ganó millones en los sorteos

Las sospechas empezaron cuando el director de seguridad, quien tenía acceso al código del sistema, resultó ganador de uno de los mayores botes de la historia: 16 millones de dólares

AIDA ORTIZ

Eddie Tipton fue director de seguridad de información en la Asociación de Lotería Multi-Estatal de Estados Unidos hasta el año 2015, cuando fue detenido por fraude, tras salir a la luz la gran estafa que había perpetrado durante años, con un solo objetivo: retarse a sí mismo.

Todo empezó en 2005, cuando un compañero de Tipton le preguntó, en tono de broma, si hackeaba el sistema para que sus números resultaran ganadores. En ese momento, el director se planteó un reto muy difícil de conseguir: dar un gran golpe a la Lotería, sin que nadie lo advirtiera.

Las sospechas empezaron cuando el director de seguridad, quien tenía acceso al código del sistema, resultó ganador de uno de los mayores botes de la historia: 16 millones de dólares. Un bote que, sorprendentemente, acabó regalando a un amigo, renunciando a cualquier ganancia. No obstante, ya había levantado suficientes sospechas como para que se iniciara una investigación.

Durante varios meses, analizaron los movimientos de Tipton, hasta descubrir que había creado una trama de amistades que, sin saberlo, habían montado una red fraudulenta que abarcaba cinco estados. Los participantes de esta red se embolsaron grandes cantidades de dinero, una suma que superaba con creces los 350.000 euros que se embolsó el propio Tiptno, quien asegura que no necesitaba dinero. Y es que, según los investigadores, el director de seguridad ofrecía los números ganadores a cambio de cobrar el boleto ganador en otro estado y de un pequeño porcentaje de las ganancias.

La clave para la detención, sin embargo, fue que intentó cobrar el boleto con el mayor bote de la historia, a través de una sociedad con sede en Belize, un año después de que tuviera lugar el sorteo. Pasaron tres años más y salió a la luz un vídeo en el que un hombre encapuchado compraba el boleto ganador en un área de servicio. Unas imágenes que permitieron su identificación.

La Policía, sin embargo, no consiguió saber a ciencia cierta cómo logró llevar a cabo la estafa, por lo que le condenaron a un máximo de 25 años de cárcel por fraude, a pesar de haber timado más de siete millones de dólares. Además, es muy probable que pueda salir de prisión a los siete años de condena. Durante el juicio se supo que, además de un reto intelectual, esta estafa supuso para Tipton una venganza contra la Asociación, ya que se sentía realmente esclavizado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos