856 tablets controlan catéteres, sondas y heridas en los hospitales de Osakidetza

1/
1

Las nuevas aplicaciones refuerzan la seguridad de los pacientes porque evita introducir los datos en su historia clínica a través de un ordenador

MARÍA JOSÉ CARREROSAN SEBASTIÁN.

856 tablets son ya la herramienta que utilizan las enfermeras del Servicio Vasco de Salud para controlar a los pacientes de los hospitales. Este dispositivo se ha colado en el día a día, con el objetivo primordial de ganar en seguridad. Después de probarse en Cruces, Galdakao y Donostia para registrar las constantes, las extracciones y la medicación administrada a cada enfermo, desde mediados de este año se utilizan ya en todos los centros de la red y, además, se han añadido nuevas funciones.

Inmaculada Moro, subdirectora de Enfermería de Osakidetza, explica que con las tablets ahora se controlan también «los dispositivos» -los catéteres y las sondas- que tantos problemas suelen dar a los pacientes por su facilidad para generar infecciones. Asimismo, permiten realizar un mejor seguimiento de úlceras, quemaduras o heridas. «La posibilidad de adjuntar imágenes aporta un plus a los cuidados de enfermería porque no solo se describe la lesión, sino que esta información gráfica se añade a la historia clínica de forma inmediata», explica la responsable de este programa de introducción de las nuevas tecnologías en la atención a pie de cama.

El punto de partida es siempre la pulsera identificativa que se coloca al paciente con un código de barras que asocia unívocamente a una persona, para hacer casi imposible que se produzcan errores de identificación. Una vez que la enfermera escanea de código, accede a la información del paciente y, a partir de ese momento, registra cada uno de los cuidados que lleva a cabo. De esta forma, se evita tener que introducir después los datos en la historia clínica del paciente a través de un ordenador. Prescindir de esta tarea ahorra tiempo y, sobre todo, resulta más seguro porque no da lugar a confusiones.

Camas y dietas

«Es una herramienta muy útil porque permite tener en la tablet el censo de enfermos, con las pruebas diagnósticas prescritas a cada uno o la programación quirúrgica», detalla Inmaculada Moro. Añade que también permite conocer la dieta prescrita a una persona en función de sus características o de «si tiene alergias alimentarias».

Las cinco aplicaciones están siendo utilizadas de forma habitual en todos los hospitales de agudos y de media y larga estancia, pero en Cruces, Galdakao, Mendaro y Mondragón su uso está totalmente normalizado. «En los dos centros hospitalarios de Vitoria y en Basurto han empezado más tarde, pero van muy bien», asegura la subdirectora de Enfermería de Osakidetza.

¿El futuro? «Implementar las aplicaciones en función de las necesidades e introducir esta forma de trabajo en otras áreas sanitarias, como pueden ser las Urgencias, los quirófanos, los hospitales de día o la hospitalización a domicilio». El programa, denominado 'Movilidad en enfermería' es «cien por cien Osakidetza» en el sentido de que está diseñado por técnicos de la Sanidad vasca.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos