El Supremo avala la condena a cuatro empresas de comedores escolares por concertar precios

Un grupo de alumnos repartido en dos mesas come en un colegio./PABLO NOSTI
Un grupo de alumnos repartido en dos mesas come en un colegio. / PABLO NOSTI

El alto tribunal no admite a trámite los recursos presentados por las cuatro primeras empresas y confirma el fallo de la Justicia vasca

AMAIA CHICOSAN SEBASTIÁN.

Las primeras cuatro sentencias, una por empresa, que el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco dictó el pasado año confirmando su participación en un pacto para repartirse el mercado de los comedores escolares ya son firmes. El Tribunal Supremo ha inadmitido a trámite los recursos de casación que los cuatro catering elevaron a esa instancia, la última posible, y ha confirmado así la condena dictada por la Justicia vasca, que avaló la resolución emitida por la Autoridad Vasca de la Competencia pero rebajó sustancialmente las multas originales. La suma de las sanciones fijadas para estas cuatro empresas asciende a 4,4 millones de euros y no a los 11 millones establecidos en un inicio.

Las cuatro providencias emitidas por la sala de lo contencioso-administrativo del Supremo entre el 30 de noviembre de 2017 y el 21 de diciembre coinciden en su argumentación, y justifican la inadmisión a trámite de los cuatro recursos «por carencia de interés casacional objetivo para la formación de jurisprudencia». Un argumento del que el alto tribunal puede valerse, después de la última reforma de la regulación del recurso de casación en esa jurisdicción.

Según los escritos a los que ha tenido acceso este periódico, la primera empresa en obtener la resolución fue Gastronomía Cantábrica S.L. a la que, como al resto, el Supremo impone las costas de hasta 2.000 euros «a favor de la parte recurrida, por todos los conceptos». El TSJPV rebajó de 1,6 millones a 650.664 euros la sanción que finalmente deberá pagar este catering, al que la Justicia vasca condenó junto a otras seis empresas por repartirse el mercado de comedores vascos durante una década.

La cifra

4,4 millones
es la sanción impuesta por el TSJPV a las cuatro empresas a las que el Supremo ha inadmitido el recurso.

El alto tribunal vasco avaló, en un primer pronunciamiento realizado el pasado mes de julio, la resolución dictada por la Autoridad Vasca de la Competencia contra las empresas, por «concertar» durante años el reparto de los lotes del servicio de comedores. Una práctica que provocó, según ha cifrado el propio organismo autónomo, un sobrecoste a las arcas públicas de 80 millones de euros. Y, en consecuencia, un perjuicio a las familias que cofinancian el servicio y que ahora una comisión de investigación parlamentaria pretende también calibrar.

El tribunal vasco, no obstante, estimó parcialmente los recursos que tanto la mencionada empresa, como Gastronomía Vasca S.A.U., Eurest Colectividades y Eurest Euskadi, y Tamar Las Arenas -las primeras que han terminado el recorrido judicial- presentaron contra la AVC. Y decidió rebajar un 60% las multas que les impuso Competencia, al considerar que la falta de «reacción, indagación, consulta, prevención o denuncia» del Departamento de Educación el Gobierno Vasco ante la forma de proceder en las adjudicaciones del servicio, que año tras año recaían en las mismas empresas sin que tuvieran competencia alguna en sus lotes, «minora la culpabilidad» de los catering, porque les pudo hacer creer que su práctica era «asumible de cara al interés público».

Sanciones del TSJPV

Firmes.
Eurest Colectividades: 2,6 millones; Eurest Euskadi: 54.199 euros; Tamar Las Arenas: 443.339 euros; Gastronomía Cantábrica: 650.664 euros; y Gastronomía Vasca: 618.490 euros.
Pendientes del recurso ante el Supremo.
Las tres empresas englobadas en la cooperativa guipuzcoana Ausolan: Auzolagun, multada con 2,4 millones; Goñi, 209.151; y Magui, 310.330 euros.

Último recurso

Las providencias del Tribunal Supremo se conocen unos días después de que se hiciera pública también, según informó este diario, la sentencia del TSJPV respecto al recurso de las otras tres empresas implicadas en el pacto de comedores: Auzolagun, Goñi y Magui, englobadas en la cooperativa guipuzcoana Ausolan. La Justicia vasca, con los mismos argumentos que en los fallos anteriores, confirmó su participación en el cártel, pero rebajó la multa de Competencia en un 60%, de 7,4 a 2,9 millones. Estas empresas aún están en plazo para recurrir la sentencia ante el Supremo, en cuyas manos queda ahora la decisión final.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos