Un vagabundo con esquizofrenia confiesa que mató a la joven embarazada en Ustaritz

Gendarmes, junto a la casa de Ustaritz en la que ocurrió el brutal crimen. / SUD OUEST

Mélodie Massé, una estudiante de 23 años que estaba en el octavo mes de gestación, fue violada por su asesino

FERNANDO ITURRIBARRÍAPARÍS.

Un vagabundo en tratamiento por esquizofrenia es el autor confeso del asesinato de Mélodie Massé, la joven a punto de dar a luz que apareció muerta el pasado miércoles en la localidad vascofrancesa de Ustaritz, desnuda, atada de pies y manos, amordazada, con los ojos vendados, la nariz rota y traumatismos craneales. La autopsia reveló que la víctima de la brutal agresión, que malogró la niña que esperaba en el octavo mes de embarazo, murió asfixiada por los trapos que tenía metidos en la boca. Había sido violada.

Cédric B., nacido hace 38 años en Suiza, fue detenido el domingo en Boucau (Pirineos Atlánticos) por los gendarmes al término de una persecución al volante de una camioneta que había robado en Anglet la víspera del crimen. Los militares de la sección de investigaciones de Pau le habían identificado gracias a los restos biológicos recogidos en el escenario del crimen. Y su ADN figuraba en el fichero nacional automatizado de huellas genéticas por sus antecedentes delictivos.

Descubierto por la víctima

El sospechoso ha confesado en los interrogatorios ser el autor de la muerte de Massé, estudiante de enfermería de 23 años, que pasaba la recta final de su embarazo en un apartamento alquilado por su madre en una casa de Ustaritz. Según fuentes cercanas a la investigación, ha declarado que se introdujo en la vivienda con idea de robar y que se le cruzaron los cables cuando se vio descubierto por la mujer, que se encontraba sola en el interior.

El indigente era conocido por la policía de la comarca de Bayona -por donde merodeaba desde hacía ocho años-, a consecuencia de varios robos y altercados, pero no se había visto implicado en ningún delito sexual. Su última condena data del mes pasado, cuando le fueron impuestos tres meses de cárcel con dispensa de cumplimiento pero con obligación de someterse a cuidados psiquiátricos.

La víctima fue descubierta sin vida por su marido, Olivier Espagne, también de 23 años, un joven de San Juan de Luz que se ha significado por su implicación en la asociación Zurekin de ayuda a familiares de niños que han sufrido accidentes. Para recoger fondos ha realizado actividades como recorrer en monopatín los 750 kilómetros que hay hasta Marsella o permanecer 24 horas sobre un skate sin detenerse. Con el seudónimo de Olivier Den, este estudiante de sofrología y actor eventual, participó en el concurso de tele-realidad '10 parejas perfectas' que emitió el canal francés NT1 entre julio y agosto. Rodado el año pasado en Marbella, el programa consistió en reunir a 20 solteros en una casa, que se repartieron los 200.000 euros del premio por congeniar bien.

Fotos

Vídeos