Rescatan a una joven argentina obligada a prostituirse en un piso de Benidorm

Era forzada a no usar preservativos durante las prácticas sexuales

EUROPA PRESSAlicante

La Guardia Civil ha detenido a dos hombres de nacionalidad rumana por un presunto delito de prostitución coactiva y a una mujer argentina por este delito y otro de trata de seres humanos con fines de explotación sexual, ya que los tres obligaban a una mujer de 29 años, también argentina, a prostituirse en contra de su voluntad en un piso de Benidorm (Alicante).

La víctima ha sido rescatada por los agentes y se encontraba bajo amenaza de ser denunciada a las autoridades policiales por encontrarse en el país sin documentación, según ha informado el instituto armado en un comunicado.

El grupo de la mujer y el menor de la Guardia Civil de Alicante investiga, entre otros delitos, aquellos cometidos bajo el marco de la explotación sexual. Este departamento tuvo conocimiento del caso de esta joven forzada a ejercer la prostitución en un piso de Benidorm.

La investigación concluyó la semana pasada con un registro domiciliario en la ciudad junto con agentes de Vila Joiosa (Alicante), en el que evidenciaron que allí se ejercía la prostitución e intervinieron numerosa documentación, cuyo análisis ha confirmado los hechos. A continuación, fueron detenidos los propietarios del piso registrado: dos ciudadanos rumanos, un hombre de 48 años y una mujer de 46, que presuntamente tenían allí retenida en contra de su voluntad a una joven 29 años.

Oferta falsa

La víctima, de origen argentino, se había desplazado a España con la falsa oferta, por parte de un familiar -la mujer de 62 años también arrestada-, de trabajar en un hotel. Nada más llegar, fue obligada a ejercer la prostitución, primero en un piso de Calpe y luego en otro de Benidorm.

La mujer estaba vigilada permanentemente por los detenidos y tenía prohibida tanto la salida del inmueble como la comunicación con sus familiares, bajo la amenaza de ser denunciada a las autoridades policiales por carecer de documentación y encontrarse en el país de forma ilegal, en el caso de que contara a alguien la situación en la que se encontraba.

Los guardias civiles comprobaron que las condiciones en las que mantenía las relaciones sexuales con los clientes eran "totalmente precarias" y carentes de medidas de higiene, puesto que era obligada a no usar preservativos, con el correspondiente riesgo de contraer cualquier tipo de enfermedad de transmisión sexual.

La víctima también era obligada a contestar cualquier llamada telefónica que recibiese al número con el que se anunciaba en páginas web de contactos, llamadas que eran recibidas a cualquier hora, por lo que debía estar a disposición de cualquier posible cliente durante las 24 horas del día. Con toda esta información, la Guardia Civil ha detenido además a una tercera persona, el familiar de la víctima, quien la introdujo en España con la falsa oferta de empleo, una argentina de 62 años y también residente en Benidorm.

Fotos

Vídeos