¿Reconoce este paisaje? Denuncie, aquí actúa un pederasta

¿Reconoce este paisaje? Denuncie, aquí actúa un pederasta

Europol publica en su web fotografías de lugares y objetos cotidianos extraídos de fotografías o vídeos de contenido pedófilo: es la última posibilidad de detener a los abusadores y rescatar a las víctimas

MARÍA JOSÉ TOMÉ

La mayoría son fotografías de objetos cotidianos, intrascendentes. Un pijama de niño, un vaso de plástico, unas botas de tacón, un bote de champú, el alicatado de la pared de un baño, la anodina fachada de un bloque de edificios... Pero su aparente normalidad cobra un significado siniestro, trágico, al saber que forman parte de un escenario donde se cometieron terribles abusos sexuales sobre niños. Se trata de capturas extraídas de videos o fotografías de contenido pedófilo con las que la Oficina Europea de la Policía (Europol) quiere localizar el lugar en el que se llevaron a cabo las agresiones, detener a los pederastas y rescatar a sus víctimas. Pueden hallarse en cualquier país de Europa, en cualquier ciudad, en cualquier barrio... quizás en el suyo.

En estos momentos, en la web de Europol hay 33 instantáneas: son la última oportunidad para las autoridades policiales comunitarias de resolver casos en vía muerta en los que ya se ha agotado todos los demás cauces de investigación. Si los internautas reconocen alguno de los objetos, deben pulsar sobre la imagen y escribir un pequeño texto con la información que puedan aportar al respecto, si lo desean, de forma anónima. Un gesto que puede ser clave para reconducir la investigación hacia buen puerto.

Las imágenes cambian cada cierto tiempo y se van añadiendo nuevas, así que es conveniente entrar de vez en cuando: a pesar del cerco policial en la red, la difusión de pornografía infantil es un delito que no cesa, facilitado y amplificado por internet y las redes sociales. El goteo de casos es continuo. Hace un par de semanas, la Policía Nacional detenía en Barcelona y Almería a dos presuntos pedófilos que habían subido más de 5.000 fotos de abusos sexuales a niñas de entre 6 y 10 años a un servicio de almacenamiento en la nube gestionado por una web con sede en Nueva Zelanda. Y este pasado miércoles era arrestado en El Puerto de Santa María (Cádiz), en Madrid y en Vallirana (Barcelona) a tres jóvenes, dos de ellos menores de edad, por compartir pornografía infantil a través de una aplicación de mensajería instantánea.

Identificado un hotel

Algunos de los artículos que muestra la web de Europol son ropa vestida por las propias víctimas (en las imágenes se ha recortado cuidadosamente su cara o manos para evitar que sean reconocidos) o bien objetos hallados en la estancia donde sucedieron los abusos. En el caso de las prendas, puede ser determinante identificar la marca y el lugar donde se podrían estar fabricando o vendiendo, sobre todo cuando se trata de firmas de producción local.

Puede parecer como buscar una aguja en un pajar pero a veces sucede el milagro. El pasado mes de agosto, Europol destacaba en su Twitter una de estas fotos, una habitación de hotel en la que se habían tapado con una especie de panel impreso las figuras del abusador y su víctima.

Apenas unas horas después, un internauta portugués daba la respuesta contestando al mensaje con un enlace a un hotel de Isla Mauricio: era el mismo. La localización del establecimiento permitió derivar la investigación a este paradisiaco rincón del océano Índico. También se ha conseguido identificar y rescatar a dos víctimas tras reconocer paquetes de alimentos y contenedores de basura en sendas fotografías difundidas por la web de Europol.

Según el director ejecutivo de Europol, Rob Wainwright, este proyecto innovador «busca utilizar el alcance global de internet para permitir al público contribuir al proceso de investigación y jugar un papel real en la prevención global de los abusos a menores de edad».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos