La Policía desaloja a 105 estudiantes de una fiesta en un piso de Pamplona

Vista de la plaza Félix Huarte en el barrio de Iturrama de Pamplona/Diario de Navarra
Vista de la plaza Félix Huarte en el barrio de Iturrama de Pamplona / Diario de Navarra

El alboroto fue denunciado por los vecinos del barrio pamplonés de Iturrama

DV

La Policía Municipal de Pamplona ha desalojado este jueves de madrugada a 105 personas de un piso en el barrio de Iturrama en el que se celebraba una fiesta de estudiantes, cuyo alboroto y molestias habían denunciado los vecinos.

Según informó el cuerpo policial, sobre las 00.45 horas se solicitó su presencia en un bloque de viviendas del citado barrio donde se estaba celebrando una fiesta que causaba muchas molestias vecinales.

Cuando los policías llegaron a las inmediaciones ya escuchaban el alboroto que provenía de un piso concreto, a donde accedieron y en cuyo interior observaron una gran cantidad de personas por lo que solicitaron a la responsable para que cesaran las molestias y salieran del domicilio.

En ese momento se pudo contar el número exacto de jóvenes que había en el interior. Cuando todos ellos abandonaron la vivienda, la cifra ascendía a 105 personas.

La intervención finalizó con una sanción administrativa a su responsable por perturbar el descanso de los vecinos, según se recoge en la Ordenanza de Civismo.

Este tipo de fiestas comienzan a ser relativamente frecuentes en la capital navarra. En lo que va de año se llevan celebradas varias y al menos en una de ellas se llegaron a concentrar hasta 140 personas.

Por otro lado, también de madrugada, sobre la 1.30 horas, se solicitó una medición sonométrica en un domicilio del barrio de San Juan afectado por las molestias procedentes de un local de hostelería situado en la zona.

Al resultar la prueba positiva, los policías se personaron en el local para continuar con la inspección, notificar la denuncia y requerirles para que bajaran o apagaran la música. Una vez en el interior comprobaron que había gran cantidad de personas, muchas más que el aforo máximo permitido para ese establecimiento. Por ello se realizó un control y desalojaron totalmente el local, con resultado de 189 personas en el interior cuando el aforo establecido para ese local es de 73 personas.

Al lugar se desplazaron varias patrullas de la Policía Municipal para poder intervenir debido a la gran cantidad de personas que había en el interior y también en el exterior del local esperando a entrar. En esta misma intervención las patrullas se encontraron con la negativa a colaborar por parte de uno de los responsables del local, que finalmente fue detenido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos