Una pelea en un instituto destapa una supuesta violación a un menor discapacitado en Málaga

Imagen de la entrada de la Fiscalía de Menores de Málaga. /Archivo
Imagen de la entrada de la Fiscalía de Menores de Málaga. / Archivo

El juez ha abierto diligencias contra uno de los presuntos agresores, un adolescente de 14 años, ya que el otro, que es hermano del primero, sería inimputable

JUAN CANO Málaga

La Fiscalía de Menores de Málaga investiga una denuncia por una agresión sexual a un adolescente de 14 años que sufre una discapacidad intelectual del 41%. Los supuestos autores serían un compañero de instituto de la misma edad y el hermano de éste, que tenía 11 años cuando sucedieron los hechos, según ha podido saber este periódico.

Tras entrevistarse con los implicados, la Fiscalía ha solicitado al titular del Juzgado de Menores número 1 de Málaga continuar el procedimiento contra el menor de 14 años denunciado, ya que su hermano, por la edad que tiene, es inimputable. En un auto firmado el 19 de enero, el juez ha acordado la apertura de diligencias de reforma contra el supuesto autor de la agresión sexual.

La secuencia de los hechos, que no habían trascendido hasta ahora, se desencadenó a principios de octubre del año pasado, cuando unos profesores de un instituto de la capital tuvieron que intervenir por un altercado en el patio entre dos alumnos. Al parecer, uno de ellos había amenazado a otro, que sufre una discapacidad intelectual.

La madre de la víctima presentó una denuncia y acaba de personarse como acusación particular

La víctima de esas amenazas fue entrevistada en el despacho del director. Allí, el menor confesó que había sido agredido sexualmente meses atrás por el otro adolescente y el hermano de éste en una antigua piscina municipal, ajena por completo al instituto. Dijo que no lo había contado antes a nadie por «vergüenza».

Mientras estaban los tres en aquel lugar abandonado, observaron una puerta que se movió. Supuestamente, era un amigo de la víctima, que habría sido testigo de la violación y que presenció lo ocurrido escondido tras aquella puerta. La víctima contó al director que, ahora, el presunto agresor lo amenazaba para que alterara la historia y culpara a su amigo, diciendo que fue este quien lo obligó a mantener relaciones en la piscina.

El director se entrevistó con el supuesto agresor, quien negó su implicación en los hechos y señaló como autor de la violación al amigo del menor afectado. Por último, el responsable del centro educativo habló también con el supuesto testigo, quien dio la misma versión que la víctima, aunque aportó detalles que ampliaría en el tiempo y en la forma la presunta agresión sexual. El centro actuó con celeridad activando el protocolo de maltrato escolar y contactó con la policía. Primero lo hizo por teléfono y, después, mediante un correo electrónico en el que puso en conocimiento de los agentes todo lo que había sucedido en el entorno del instituto. A partir de ahí, el Grupo de Menores (GRUME) de la Policía Nacional empezó a trabajar en el caso y confeccionó un atestado que ya obra en poder del juez.

En comisaría

La madre de la víctima también acudió en esas fechas a comisaría. Ella se enteró por el amigo de su hijo que, según las pesquisas, fue testigo de la supuesta violación. Cuando éste se lo contó, ella habló con su hijo, quien, avergonzado, acabó reconociéndole que era cierto. La mujer presentó una denuncia en comisaría y ahora acaba de personarse como acusación particular, representada por el letrado José Ignacio Francés, director jurídico del bufete IFS Abogados, y por su compañero Francisco Redondo.

Esta investigación se conoce días después de una supuesta violación a un menor de nueve años cometida presuntamente por otros compañeros en un centro escolar de la comarca de la Sierra de Cazorla. Finalmente, la Fiscalía de Menores en Jaén ha archivado el caso, ya que los presuntos agresores son menores de 14 años y, por lo tanto, son inimputables.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos