Detenido en Sevilla el ‘loco del chándal’ por intentar matar a dos ancianas

Las mujeres son hermanas de exalcalde que movilizó a la población en contra de que volviese a Almadén de la Plata

CECILIA CUERDOAlmadén de la Plata (Sevilla)

Un impresionante dispositivo de la Guardia Civil de Sevilla ha permitido detener este lunes a Manuel González González, conocido como ‘el loco del chándal’ tras las agresiones cometidas hace unos años a más de un centenar de mujeres en Catalunya. A la espera de pasar a disposición judicial, se le acusa del intentar acabar con la vida de dos ancianas de Almadén de la Plata. Las mujeres eran hermanas del exalcalde, que fue quien encabezó la movilización popular cuando se supo que regresaba a la localidad y le denunció posteriormente por amenazas, logrando una orden de alejamiento.

Fuentes de la investigación han explicado que el juzgado de Cazalla de la Sierra ha decretado el secreto de sumario, aunque sí ha trascendido que tanto a Miguel González como a su hermano, también detenido en grado de colaborador, se les acusa de dos asesinatos en grado de tentativa que habrían sido cometidos en marzo. Ambos están en los calabozos de San José de la Rinconada.

Miguel González, carnicero de profesión, estaba encarcelado desde 1997 por agresiones con arma blanca a un total de 16 mujeres, a las que también habría practicado tocamientos en sus genitales. Vestido siempre con un chándal, abordaba a sus víctimas a la salida del Metro de Barcelona y, por la espalda, les pinchaba en las nalgas con toda clase de objetos punzantes. Una de las agredidas, de 31 años, perdió la vida a causa del pinchazo. Según consta en la sentencia, sufría un trastorno de la inclinación sexual del tipo de la parafilia sádica, aunque eso no supuso una eximente de enajenación mental, tal y como solicitó su defensa, que argumentó que todo fue “un montaje policial”.

Fue condenado a 169 años de cárcel, aunque en virtud de la doctrina Parot quedó en libertad en 2013, pese a carecer de informes que acreditasen su rehabilitación. En ese momento decidió regresar a Almadén de la Plata, su localidad de nacimiento y donde residía su madre, lo que provocó un enorme malestar entre la población e incluso protestas ciudadanas. Los vecinos decían sentir miedo porque carecían de Policía Local y el cuartel de la Guardia Civil llevaba más de un año cerrado, por lo que la dotación policial eran agentes desplazados de otro municipio cercano.

Desde su llegada a Almadén, Manuel González la emprendió con el entonces alcalde, José Luis Vidal, quien ante su “actitud violenta” y los continuos insultos y amenazas le interpuso una orden de alejamiento en 2015. El ‘loco del chándal’ abandonó el municipio, aunque hace escasas semanas regresó. De nuevo increpó al exalcalde, lo que una detención por quebrantamiento de condena. Ahora, los agentes han logrado reunir pruebas que le vinculan con los dos incendios registrados en el último año y medio en los domicilios de dos mujeres, María Dolores y Lucía Atanasia, de 63 y 67 años de edad y hermanas de Vidal y que pudieron salir a tiempo de las viviendas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos