Un total de 56 heridos, tres graves, tras el choque de un tren en Barcelona

Estado del tren tras el choque. / Afp

El accidente ha ocurrido a primera hora de la mañana en la estación de cercanías de França

COLPISA / AGENCIASMadrid

56 personas han resultado heridas este viernes después de que un tren de cercanías haya chocado en la estación de França de Barcelona con el tope final de una vía, según ha informado el servicio de Emergencias de Cataluña a través de su cuenta oficial en Twitter.

Más información

Según ha informado la Conselleria de Salud de la Generalitat en un comunicado, en total 44 de las 56 personas atendidas ya han recibido el alta médica, y las 12 restantes -entre ellas las tres graves- siguen ingresadas, aunque no se teme por su vida.

Un total de 36 heridos han sido derivados a hospitales y otros 19 a centros de urgencia de atención primaria (CUAP), según el director del Servicio Catalán de la Salud (CatSalut), David Elvira. Tras presentar datos de las listas de espera de la sanidad catalana, Elvira ha detallado que el Hospital del Mar ha recibido ocho pacientes, el Vall d'Hebron uno, el Hospital Clínic nueve, el Sagrado Corazón cinco, el Dos de Mayo otros cinco, el Sant Pau cuatro pacientes y Creu Blanca tres heridos.

Por otro lado, el CUAP de Sant Martí atiende a 10 pacientes, el CUAP Manso a tres y el de Ciutat Vella a otros cinco, según ha informado Elvira con el parte actualizado a las 12.13 horas. Entre los heridos, hay tres personas extranjeras, dos de nacionalidad francesa y uno de nacionalidad rumana, que han sido llevados al CUAP de Sant Martí.

El único herido grave en el accidente tiene una contusión torácica y ha sido evacuado al Hospital Clínic; pero no se teme por su vida, según ha explicado a los periodistas desde el lugar del siniestro Toni Comín, conseller de Salud de la Generalitat.

Los Mossos d'Esquadra analizan las dos cajas negras del tren para aclarar las causas del siniestro. Según han informado fuentes de la investigación, los agentes de su división de Transporte han extraído las dos cajas negras del convoy, un tren de la línea R2 Sur de Rodalies, en la que quedan grabados parámetros como el registro de frenada y la velocidad de circulación.

El contenido de las cajas negras será analizado ahora por los agentes de la policía catalana, en el marco de sus pesquisas, para tratar de descubrir las causas del accidente.

El choque

El incidente ha ocurrido a las 7.28 horas cuando el tren, que a las 6.02 horas había salido de la estación de Sant Vicenç de Calders (Tarragona), ha llegado a la estación de França pero no ha podido frenar y ha impactado contra el tope en el tramo final de la vía 11.

Protección Civil de la Generalitat ha activado el Plan de emergencias en transporte de viajeros por ferrocarril (Ferrocat) y el Ayuntamiento barcelonés el Protocolo de actuación por víctimas múltiples. Al lugar se han desplazado seis ambulancias, 16 dotaciones de los Mossos d'Esquadra y 11 vehículos de los Bomberos de Barcelona junto a varias unidades de la Guardia Urbana.

Una de las heridas en el accidente ha explicado que estaba durmiendo en el momento del siniestro y que se despertó con el choque, se dio un golpe con la cabeza sobre la mochila que llevaba y le han tenido que poner puntos de sutura encima de la ceja.

En una charla con periodistas junto al andén donde permanece el convoy siniestrado, Lidia G. ha explicado que considera que había tenido suerte, ya que la gravedad de las heridas hubiera podido ser mayor; a ella no la han tenido que trasladar a un centro hospitalario. Otros pasajeros y varias personas que esperaban en França han publicado en sus cuentas de redes sociales el estado del tren tras el accidente.

Ya estaba frenando

El tren accidentado ya estaba frenando en el momento en que se ha producido la colisión con el tope del final de la vía, en la estación de França, según ha explicado en declaraciones a los medios el conseller de Territorio de la Generalitat, Josep Rull.

En una atención a los periodistas desde el lugar del accidente, Rull ha detallado que al llegar a la estación el tren ha descarrilado finalmente "fruto del choque y no como consecuencia del choque" después de no haberse parado a tiempo.

"Si hubiese entrado a plena velocidad hubiésemos tenido un accidente de consecuencias imprevisibles", ha valorado Rull en compañía del conseller de Interior de la Generalitat, Joaquim Forn. Y éste, por su parte, ha explicado que el maquinista -uno de los heridos leves- le había admitido que estaba en ‘shock’.

Agentes de la división de Transporte de los Mossos d'Esquadra se han desplazado a França para investigar las causas del accidente. Renfe ha indicado que este accidente no había afectando el resto de su servicio ferroviario y ha habilitado el teléfono 900101020 para informar a los familiares afectados; incluso se ha habilitado un espacio de atención a personas que viajaban en el tren en la sala de consignas, ante la vía 7 de la estación.

Negativo en alcohol y drogas

El maquinista del tren de Rodalies accidentado este viernes en la estación de Francia de Barcelona ha dado negativo en los controles de alcoholemia y drogas a los que se le ha sometido, según han informado a Europa Press los Mossos d'Esquadra.

Los Mossos tienen previsto interrogar la tarde de este viernes, para aclarar detalles del accidente, al maquinista --de 31 años de edad y con siete años de experiencia--, que después del accidente quedó en estado de 'shock' y fue uno de los 56 heridos en el siniestro, en su caso de forma leve.

Sobre las 18.30 horas los operarios han retirado el tren, con lo que los topes que tienen tanto el convoy, en su parte delantera, como los de la propia vía, han quedado liberados para poder ser inspeccionados por el personal de los Mossos, Renfe y Adif que se encargan de la investigación, que cuentan que será larga.

La última revisión, hace diez días

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ha acudido hasta Barcelona para seguir la evolución del accidente. Ahí ha asegurado que el tren había pasado todas las inspecciones que contempla su plan de mantenimiento, la última el pasado 18 de julio.

En declaraciones a la prensa desde el vestíbulo de la estación, De la Serna también ha destacado que el maquinista, de 31 años, tiene siete años de experiencia. Luego el ministro ha felicitado a los servicios de Emergencia la rápida y "coordinada" intervención tras el siniestro y ha explicado que, en todo momento, desde el Ministerio han estado en contacto con el Govern de la Generalitat.

Mientras tanto el jefe del Gobierno, Mariano Rajoy, ha mantenido una conversación telefónica con el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, para expresarle su solidaridad e interesarse por los detalles.

Rajoy ha mantenido dicha conversación antes de la reunión del Consejo de Ministros en la que se prevé aprobar la presentación de un recurso ante el Tribunal Constitucional contra la reforma del Reglamento del Parlamento de Cataluña que allanaría el camino a la convocatoria de un referéndum independentista el próximo 1 de octubre.

Tras su charla con Rajoy, Puigdemont ha publicado un mensaje en su cuenta de Twitter en el que agradece la llamada del presidente del Gobierno. También en Twitter, Rajoy ha asegurado que sigue con atención la evolución de la colisión del tren de cercanías en Barcelona y desea la pronta y completa recuperación de los heridos.

Además del contacto entre Rajoy y Puigdemont, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha hablado también con el vicepresidente catalán Oriol Junqueras al mismo tiempo que Puigdemont se ha desplazado a la estación en la que había tenido lugar el accidente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos