La familia de la mujer seccionada por un ascensor denunciará al hospital y a Orona

La cooperativa de Hernani asegura que el elevador de la clínica sevillana pasó «sin incidencias» todas las inspecciones periódicos y fue revisado el pasado día 12

DV Y AGENCIAS

La familia de Rocío Cortés, la joven de 25 años fallecida este domingo en el hospital Virgen de Valme de Sevilla capital, en un accidente ocurrido en un ascensor después de que la mujer hubiese dado a luz a su tercera hija, ha interpuesto denuncias contra el propio hospital y contra la empresa encargada del mantenimiento del ascensor, la cooperativa de Hernani Orona. Así lo ha manifestado Juan Cortés, padre de la joven, toda vez que el Juzgado de Instrucción número uno de Sevilla ha incoado ya unas diligencias judiciales sobre el accidente.

Después de dar a luz a su tercera hija mediante una cesárea en el citado hospital sevillano, Rocío Cortés, de 25 años y residente en Dos Hermanas, estaba siendo conducida poco después de las 14.30 horas al área de planta, para lo cual un celador introdujo la camilla en uno de los ascensores del hospital. No obstante, el ascensor habría comenzado a subir sin que el extremo de la camilla donde reposaba la cabeza de la joven estuviese dentro del habitáculo, lo que provocó que la cabeza quedase aprisionada contra las estructuras superiores, al elevarse el ascensor. Al parecer, falló el dispositivo de control de cierre de las puertas.

Al lugar del suceso, que se produjo entre la segunda planta y la tercera planta del centro hospitalario, se desplazaron efectivos del cuerpo de bomberos, de la Policía Nacional y de la Policía local de Sevilla. Mientras tanto los médicos de guardia del centro hospitalario acudieron inmediatamente al punto del siniestro, sin que pudieran salvar la vida de la mujer.. Un equipo de la Policía Científica y forense se desplazó también al lugar del suceso para iniciar el proceso del levantamiento del cadáver.

«Es algo muy fuerte. Me han quitado a mi hija con 25 años y alguien tiene que hacerse responsable» Juan Cortés, padre de la víctima

El bebé se encuentra "estable" en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del área de neonatos del departamento Materno Infantil del hospital Virgen del Rocío.

"Es algo muy fuerte", ha lamentado el padre de la joven fallecida, manifestado que ni él mismo sabe "el calificativo que hay que ponerle al hecho de perder una hija con 25 años". "Me han quitado a mi hija con 25 años", ha enfatizado, exponiendo que unos acontecimientos como los que han acabado con la vida de su hija "no pueden suceder", porque "un ascensor que está las 24 horas del día subiendo y bajando personas" debe contar con sus correspondientes garantías en materia de seguridad.

Exponiendo que la Administración alude al carácter "accidental" de los acontecimientos, Juan Cortés ha preguntado, retóricamente, si hay que buscar "como responsable" al hospital Virgen de Valme o a la empresa de mantenimiento de los ascensores del citado centro. En cualquier caso, ha indicado que la denuncia formulada a cuenta de la muerte de Rocío Cortés se dirige contra ambas partes.

Comunicado de Orona

Por su parte, la cooperativa de Hernani Orona, responsable del mantenimiento del ascensor del Hospital de Valme de Sevilla, ha asegurado este lunes que el elevador había pasado "sin incidencias" todas las inspecciones periódicas obligatorias. Ha manifestado, en un comunicado, que "lamenta profundamente lo sucedido" y ha trasladado su "más sentido pésame y todo su apoyo a la familia y amigos de la fallecida.

La cooperativa ha indicado que las causas del siniestro "se esclarecerán en un informe técnico" que redactará "la autoridad competente de la Comunidad de Andalucía", con la que Orona "está colaborando". Ha explicado que el ascensor fue fabricado por otra empresa, pero desde el año 2013 se encarga de su mantenimiento. Ha agregado que el elevador había pasado "sin incidencias" la última Inspección Periódica Obligatoria (IPO) en mayo de 2017 a través de un organismo de control autorizado independiente. El ascensor cumplía, ha resaltado Orona, "la reglamentación vigente para mantenerlo en funcionamiento".

«Total disponibilidad para ayudar en la inspección técnica que permita esclarecer los hechos en el plazo más breve posible» Cooperativa orona

Además, ha recalcado que el elevador ha estado sometido a las revisiones de mantenimiento mensuales obligatorias por parte de personal de Orona, la última de ellas el pasado 12 de agosto.

Orona ha manifestado que "está colaborando con la autoridad competente", a la que ha ofrecido su "total disponibilidad para ayudar en la inspección técnica que permita esclarecer los hechos en el plazo más breve posible". Ha añadido que también está colaborando con la Policía, a cuya disposición ha puesto "toda la información y documentación disponible que pueda facilitar la investigación".

Investigación

En paralelo, el Juzgado de Instrucción número uno de Sevilla investiga ya las circunstancias del accidente merced a la comunicación del mismo por parte del hospital, estando a la espera de recibir un atestado por parte del Grupo de Homicidios de la Policía Nacional y el resultado provisional de las pruebas autopsia practicadas al cadáver de la joven.

La Junta de Andalucía, de su lado, ha abierto una investigación interna en torno a las circunstancias del accidente, según la consejera de Salud, Marina Álvarez, quien este pasado domingo protagonizaba ya una comparecencia pública a cuenta del asunto y señalaba que el ascensor "había pasado todos los controles y cumplía con la reglamentación". No obstante, la Administración sanitaria ha encargado un informe a Orona.

Madre de otras dos niñas

Rocío conoció a su marido, José Gaspar, cuando eran adolescentes, según cuenta 'ABC Sevilla'. Se casaron hace unos cuatro años y vivían en un piso de la barriada de Los Montecillos del municipio nazareno. Ama de casa, estaba dedicada a la crianza de sus dos hijas, Carmen y Rocío, de cinco y cuatro años. Su marido José trabaja como camarero en el restaurante de la calle San Fernando de Dos Hermanas.

Fotos

Vídeos