El ertzaina fallecido llevaba trece horas trabajando, denuncian los sindicatos

El ertzaina fallecido llevaba trece horas trabajando, denuncian los sindicatos

El sindicato Erne califica la muerte del ertzaina de «muerte violenta» y pide responsabilidades políticas

DV Y AGENCIAS

El ertzaina Inocencio Alonso, fallecido ayer de un ataque al corazón, entró a trabajar a las siete de la mañana en la base de Iurreta, por lo que llevaba trece horas trabajando en el momento de sufrir el colapso, según han denunciado los sindicatos de la Ertzaintza.

Esan, el sindicato al que pertenecía el agente fallecido, y la central mayoritaria en la Ertzaintza, ERNE, han dado hoy sendas ruedas de prensa en las que han denunciado que muchos de los agentes del dispositivo llevaban catorce horas trabajando seguidas en el momento del comienzo del partido.

El secretario general de Esan, Eneko Urkijo, ha explicado que al ir a efectuar una carga contra miembros de la peña del Athletic Herri Norte, Inocencio Alonso "se sintió mal" y cayó al suelo, donde fue atendido por sus compañeros, entre ellos su hermano, que también trabaja en la unidad móvil de la Ertzaintza.

Urkijo ha señalado que "es mentira" que, como defiende el Gobierno Vasco, en el momento de los incidentes hubiera 500 ertzainas en el dispositivo: "en ese momento estaban 216 miembros de la Brigada Móvil y 150 miembros de Protección Ciudadana"; y ha destacado que hubo 9 ertzainas heridos y cuatro han tenido que coger la baja laboral.

Urkijo ha recordado que "desde el triste y lamentable hecho de Cabacas" -la muerte de un seguidor del Athletic por el impacto de una pelota de goma de la Ertzaintza- se ha prohibido a la policía vasca el uso de escopetas lanza pelotas, y ha abogado por volver a utilizarlas porque "los radicales" quieren "entrar en el cuerpo a cuerpo" y la Ertzaintza "no está preparada para trabajar en el cuerpo a cuerpo".

Además, ha pedido al Athletic que "de una vez por todas" expulse a los miembros de Herri Norte del club, y a los partidos políticos que modifiquen las leyes para que los actos de violencia en el fútbol "sean tratados como violencia terrorista y se saque a los violentos del mundo del fútbol".

Piden la dimisión de Beltrán de Heredia

También ha denunciado, como Erne, que el viceconsejero de Seguridad y el director de la Ertzaintza se encontraban ayer en una feria policial en Madrid "a 400 kilómetros de distancia", en lugar de estar presentes en la mesa de crisis, por lo que ha solicitado su destitución.

Urkijo ha afirmado que "el Departamento de Seguridad es un departamento incompetente" que está "en manos" de unas personas que "no están a la altura", y ha pedido la dimisión de la consejera de Seguridad, Estefanía Beltrán de Heredia, y que se ponga al frente "a una persona competente".

El sindicato ha convocado una concentración de repulsa silenciosa y una ofrenda floral este sábado a las 12 horas en la explanada junto a San Mamés donde falleció Inocencio Alonso y ha solicitado al Ayuntamiento de Bilbao dar el nombre del ertzaina fallecido a ese lugar.

Problemas con los hinchas desde 2012

En la misma línea, el secretario general de Erne, Roberto Seijo, ha denunciado que hay unos "responsables directos" del fallecimiento, quienes ejercen la violencia mediante convocatorias que incitan a la misma". Seijo ha apuntado así a la peña del Athletic Herri Norte.

"Dos horas antes del partido la Ertzaintza identificó a los componentes de la manifestación convocada y requisaron porras extensibles, barras metálicas, puños americanos y piedras y material pirotécnico, lo que demuestra que hubo una intencionalidad de confrontación entre aficiones".

Seijo ha insistido en que desde el año 2012 hay un problema con hinchas violentos del Athletic, que han protagonizado incidentes con aficionados del Olimpique de Marsella, el Appoel o el Zenit ruso. Por eso Erne no acepta "que se quiera reducir un problema grave que tenemos en Bilbao".

Además de a los responsables directos, los violentos, Erne ha apuntado al departamento de Seguridad por entender que tiene "complejos" para afrontar estas situaciones.

En el caso concreto de ayer, Erne ha criticado, entre otras cosas, que los ertzainas llevaran más de doce horas de servicio, y también ha advertido de que no había 500 agentes desplegados.

También ha criticado al alcalde de Bilbao, porque ordenó días atrás a los bares retirar las terrazas para que no pudieron ser usadas en incidentes, pero el consistorio no quitó los contenedores de vidrio, que fueron volcados y usados por los violentos.

Erne ha pedido que la muerte del agente sea tratada e investigada por la Ertzaintza como una muerte violenta y a la Fiscalía que actúe de oficio para buscar a los responsables de los incidentes.

Otro sindicato de la Ertzaintza, Sipe ha opinado que "si la consejera tuviera el más mínimo sentido de la vergüenza ya habría tenido que presentar su dimisión".

Para Sipe, "resulta increíble que hoy en día no se instalen desfibriladores en los vehículos policiales que acuden a este tipo de actuaciones. La Consejera lo ordenará ahora, tarde, después de muchos años solicitándolo. Ha tenido que morir violentamente un servidor de este pueblo para que esta sinvergüenza empiece a tomar medidas, si es que las toma, que no lo tenemos claro porque ya ha empezado a echar balones fuera".

También los sindicatos ELA-Ertzaintza y UGT Euskadi han transmitido sus condolencias a los familiares del agente y ha animado a participar en las concentraciones convocadas en solidaridad con la familia y los trabajadores de la Ertzaintza.

El portavoz del sindicato Erne de la Ertzaintza, Roberto Seijo, ha considerado que en los incidentes acaecidos este jueves en las inmediaciones de San Mamés en los que falleció el ertzaina Inocencio Alonso García ha habido "responsabilidad política" y ha instado a la Fiscalía a actuar contra los responsables, ya que se ha producido "una muerte violenta".

A juicio de Seijo, no debería haber "ninguna duda" de que el fallecimiento del agente fue "una muerte violeta" tras suceder "como consecuencia de unos incidentes que se están produciendo", ha explicado en una entrevista a Radio Euskadi.

"Se producen incidentes que llevan a la muerte de nuestro compañero. La muerte no se produce en un sillón sino como consecuencia de incidentes", ha valorado. En esta línea, ha abogado por "investigar a los responsables" de los hechos y, por ello, "no solo el Departamento de Seguridad sino que la propia Fiscalía debería actuar sobre los responsables". "Tiene que haber unas responsabilidades y hay que buscarlas", ha añadido.

Seijo ha advertido de que la Consejería es consciente de que se produjo "un enfrentamiento entre grupos radicales que ha llevado a la muerte" del agente. "Hay vídeos sobre ataques a la Ertzaintza con material pirotécnico, se pueden ver perfectamente y esos ataques podían haber producido otro tipo de daños también", ha añadido. Por todo ello, ha considerado que en este caso "también hay responsabilidad política", pese a que "es fácil cerrar los ojos y decir que la muerte se ha producido por un hecho que no es violento".

"Llevamos ocho años con partidos internacionales en Bilbao produciéndose incidentes y heridos graves. Ha habido incidentes graves con heridos graves, ha habido gente apuñalada, con fracturas... Esos hechos se reproducen partido tras partido y las instituciones y los responsables políticos no adoptan medidas", ha reprobado.

A su juicio, se debe actuar no solo en los operativos, "que son chapuceros", sino a la hora de asumir medidas para "no permitir a esas aficiones viajar o entrar en los campos. "Personas violentas en Bilbao también los tenemos, no hay que esconder eso tampoco", ha finalizado.

Graves incidentes en San Mamés

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos