Más de 200 personas buscan a Jon en el Gorbea por cuarto día consecutivo

Efectivos de la Cruz Roja en una de las batidas en el Gorbea para encontrar a Jon. /JESÚS ANDRADE
Efectivos de la Cruz Roja en una de las batidas en el Gorbea para encontrar a Jon. / JESÚS ANDRADE

Los servicios de emergencia y voluntarios especializados en la zona vuelven al Gorbea para tratar de encontrar al joven de Berriz desaparecido

JORGE BARBÓ y YOLANDA RUIZ

Por cuarto día consecutivo, los servicios de emergencia han reanudado este miércoles la búsqueda de Jon Bárcena, el joven de 19 años de Berriz desaparecido el pasado sábado en el Gorbea. Como en los días previos, a las ocho de la mañana se ha puesto en marcha el dispositivo de búsqueda que ha partido desde el polideportivo Gopegi, desde donde se han coordinado los diferentes equipos.

Alrededor de 600 personas participaron ayer en las batidas desde primera hora de la mañana hasta la caída del sol sobre las 17.30 horas. De ellos, 400 eran voluntarios. Aunque los servicios de emergencia agradecieron la ayuda concedida, advirtieron de que demasiada afluencia podría complicar la coordinación entre efectivos. Es por eso que este viernes trabajarán, principalmente, equipos profesionales de la Ertzaintza, de la DYA, Bomberos de Bizkaia y Álava, Cruz Roja, espeleólogos y perros de rescate. En el caso de que alguien quiera presentarse como voluntario, se ruega que conozca la zona del Gorbea y cuente con el material necesario para echarse a la montaña.

La búsqueda se ha extendido prácticamente a todo el Parque Natural del Gorbea, tanto en la cara alavesa (desde Murua hasta Altube), como la vizcaína (desde las campas de Arraba hasta Barazar). Los equipos andarán pendientes del tiempo, después de que ayer la lluvia complicase su trabajo: alrededor de la una de la tarde los voluntarios tuvieron que retirarse momentáneamente y el helicóptero de la Ertzaintza no pudo sobrevolar la zona hasta las 16.00 horas debido a las malas condiciones meteorológicas.

Jon Bárcena Amezua, en el centro.
Jon Bárcena Amezua, en el centro. / E.C.

Cueva de Mairuelegorreta

La pista de Jon Bárcena se perdió a las dos de la tarde del sábado en el entorno de la cueva de Mairuelegorreta, en el macizo de Gorbea, uno de los mejores lugares para la práctica de espeleología en Euskadi. Este joven, vecino de Berriz y de 19 años, se había desplazado hasta allí en compañía de cuatro amigos. Pretendían clausurar el año desde lo alto de esta montaña, tal y como se acostumbra en estas fechas. Accedieron por la localidad alavesa de Murua, pero en las proximidades de esta sima el desaparecido comunicó al resto que prefería abandonar la expedición y esperarles en el coche. Los otros mantuvieron los planes y a la vuelta saltaron las alarmas porque él no estaba junto a los vehículos y se había perdido su señal de móvil. A las dos de la tarde había enviado un mensaje de telefonía a una buena amiga, y poco antes había pasado un vídeo frente a la conocida cueva a sus amigos. Un amplio operativo de rescate, de más de 300 personas en la jornada de ayer, se activó desde que se conoció su desaparición el sábado por la tarde. Sin embargo, anoche, no se había encontrado rastro de él.

Acceso a la cueva de Mairuelegorreta sin la verja que la cierra en la actualidad.
Acceso a la cueva de Mairuelegorreta sin la verja que la cierra en la actualidad. / Fernando J. Pérez

La noticia descolocó a la pequeña localidad de Berriz en vísperas de Nochevieja. Fueron muchos los vecinos del municipio que desde entonces se han desplazado hasta este macizo para tratar de encontrar a su querido y conocido vecino, integrante del grupo de danzas Iremiñe. Su madre, Karmen Amezua, es la actual portavoz del grupo municipal EH Bildu en la Corporación. La familia de ella, además, es responsable de la conocida empresa Tornillería Amezua, situada en pleno centro de esta anteiglesia vizcaína.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos