Diecinueve denuncias a la hora

Cientos de mujeres participan en una protesta con motivo del Día Internacional de la Mujer. /José Jácome (Efe)
Cientos de mujeres participan en una protesta con motivo del Día Internacional de la Mujer. / José Jácome (Efe)

Los atestados de violencia machista llegan a 166.620 en 2017, récord absoluto desde que hay estadísticas

Daniel Roldán
DANIEL ROLDÁNMadrid

La violencia de género era algo de la que no se hablaba en la sociedad española hasta hace unos años. Poco a poco, las víctimas hablaron y la sociedad comenzó a reaccionar. Pero ese pozo de violencia machista es mucho más profundo de lo pensado. El año pasado, cada día se presentaron de media en los juzgados españoles 455 denuncias de violencia de género. O lo que es lo mismo: 19 atestados cada hora. Unas cifras que atestiguan la magnitud de esta lacra y que han convertido a 2017 en el año con el mayor número de denuncias, 166.620, desde que hay registros (2003). Supone un aumento 16,4% con respecto al ejercicio anterior, que ya fue el año con más denuncias. Se contabilizaron 142.893.

Unos datos que confirman una tendencia alcista que comenzó en 2013. «Es positivo que afloren todas las conductas violentas hacia la mujer y hacia los menores. Por otra parte estamos hablando de cifras inasumibles, impropias de una sociedad madura y civilizada», señaló la presidenta del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, Ángeles Carmona. Además de las denuncias, también suben el número de mujeres maltratadas. El año pasado fueron 158.217, un 17,7% más que el año anterior; tres de cada diez denuncias fueron presentadas por ciudadanas extranjeras. Sobre quién presentó la denuncia, en siete de cada diez casos fueron las propias víctimas las que acudieron directamente al juzgado o dieron este paso a través de un atestado policial, algo más del 15% fue por una intervención directa de los agentes y solo en 1,78% fueron por una denuncia familiar. Un colectivo que actúa muy poco: solo 444 denuncias fueron presentadas de forma directa por los familiares. Todavía queda por romper ese muro.

Otro dato positivo del informe anual del Observatorio es el descenso de las mujeres que se negaron a declarar. Solo 16.464 víctimas se acogieron a esta dispensa, lo que supone un 10,4% de los casos. Supone un descenso de dos puntos con respecto al año anterior. Por el contrario, aumentaron las órdenes de protección solicitadas y concedidas (1,44% más). Se solicitaron 44.106 órdenes -38.501 fueron presentadas en los juzgados de violencia sobre la mujer y otras 5.605 lo fueron en los juzgados de guardia- y se concedieron 30.150. Siete de cada diez. En la mitad de los casos, la relación de pareja (cónyuge o relación afectiva) se mantenía en el momento de la solicitud de la orden de protección.

Derivadas de estas órdenes y otras medidas cautelares, se adoptaron 61.069 medidas judiciales penales de protección de las víctimas (mujeres y menores), entre las que destacan la orden de alejamiento y la prohibición de comunicación. Las primeras fueron 23.874; las segundas, 22.825. Unos datos muy similares a los de 2016. Por otra parte, el estudio destaca que se dictaron 15.237 medidas civiles cautelares, tendentes a la protección tanto de la mujer como de los menores.

Menores

Los datos estadísticos del Observatorio del CGPJ reflejan que de las 49.165 sentencias dictadas, 33.146 fueron condenas y 16.019, absoluciones. Volvió a incrementarse el porcentaje de sentencias condenatorias dictadas por los órganos judiciales españoles en procesos relativos a violencia de género: 62,6% en 2015, 66,2% en 2016 y 67,4% el año pasado. El mayor porcentaje de condenas a maltratadores se produjo en los juzgados de violencia sobre la mujer, con algo más del 84% y en las audiencias provinciales, con más de un 80%.

El informe presenta un lunar importante entre los más jóvenes. «Sigue creciendo no sólo el número de víctimas sino también el de menores enjuiciados por la comisión de delitos de violencia de género», explica Carmona. Fueron enjuiciados el año pasado 266 menores, un 48% más que en el año anterior (179). Además, se impusieron medidas en 249 casos, 210 relativos a menores españoles y 39, a menores extranjeros. «Me preocupa que persistan todavía actitudes de violencia machista en nuestros jóvenes, que debieran ejemplificar mejor que cualquier otro segmento social los valores de igualdad, respeto y libertad», añadió Carmona.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos