Detienen a 22 personas, una de Bizkaia, en una operación contra la pesca furtiva en Cantabria

Imagen tomada por la Guardia Civil de la actividad de los pescadores furtivos. /Guardia Civil
Imagen tomada por la Guardia Civil de la actividad de los pescadores furtivos. / Guardia Civil

Dos arrestados quebrantaron su inhabilitación para capturar angulas y otros dos fueron sorprendidos extrayendo almejas

DV

La Guardia Civil ha finalizado una operación contra la pesca furtiva de la angula con 22 detenciones que se han realizado en diferentes puntos de la costa y rías de Cantabria, en Noja, Colindres, Bareyo, Cubas y la comarca del Pas.

El instituto armado señala en una nota de prensa que, de las 22 personas arrestadas en esta operación por delitos contra la flora y fauna silvestre, dos quebrantaron la sentencia que les inhabilitaba para la pesca de las angulas, y otras dos fueron sorprendidas realizando extracciones importantes de almejas, superando en una noche los 14 kilos.

La Guardia Civil explica que aunque un número importante de los detenidos, todos hombres, arrojó directamente al agua las angulas capturadas para intentar evitar la acción del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona), se pudieron intervenir unos 6.000 gramos de angulas, que una vez pesadas en lonja fueron devueltas al mismo lugar donde habían sido pescadas.

Además en la operación, denominada «Allevamen», se intervinieron diferentes tipos de cedazos, cubos y neoprenos. El Gobierno de Cantabria fijó entre el 1 de noviembre de 2017 y el 28 de febrero de 2018 la campaña de pesca de la angula, y permitió la actividad a 40 pescadores profesionales en las cuencas de Campiazo, Pas, Nansa y Deva. La pesca en playas estaba prohibida.

La Guardia Civil indica que durante este periodo se efectuaron más de 40 operativos con largos apostaderos en la costa, en horario nocturno y cuando las condiciones climatológicas son más severas, porque es el momento óptimo de este tipo de pesca. Todos los detenidos, entre los que hay dos jubilados, son hombres residentes en Cantabria a excepción de uno de Vizcaya, y no se trata de pescadores profesionales.

El instituto armado destaca el caso de un hombre detenido una de las noches y a las 48 horas detenido otra vez al ser detectado por los agentes nuevamente en prácticas de pesca de la angula. También se intervino un vehículo que quedó abandonado tras un operativo, en el que los agentes encontraron unos 2.000 gramos de angulas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos