El chaval no puede ser imputado por la agresión mortal

Lugar donde se produjo la agresión. /LUIS CALABOR
Lugar donde se produjo la agresión. / LUIS CALABOR

No alcanza la edad mínima de 14 años para ser responsable penal de sus actos

DAVID S. OLABARRI

La investigación del homicidio de Ibon Urrengoetxea, 'Urren', el vecino de Amorebieta que falleció en la madrugada del pasado 23 de diciembre en pleno puente de El Arenal tras ser asaltado por dos individuos cuando buscaba un taxi para regresar a casa tras festejar las navidades con sus compañeros de trabajo, está liderada por la Fiscalía de Menores y su resolución penal va a ser mucho más complicada que la policial.

En el caso de los mayores de 14 años que cometen delitos es la propia Fiscalía la encargada de decidir qué tipo de medidas se les aplican -por ejemplo si son internados en un centro de menores- antes de que se celebre el juicio, en el que deberán responder por su acción y en el que, en su caso, se determinará un castigo apropiado legalmente a su edad.

El chico de 13 años, sin embargo, no puede ser imputado judicialmente por el homicidio, toda vez que no alcanza los 14 años necesarios para ser responsable penalmente de sus actos. Este menor ha sido conducido durante la investigación a la comisaría de la Ertzaintza en Deusto, pero nunca en calidad de detenido. La Fiscalía de Menores podría decidir imponerle en un futuro cercano algún tipo de medida correctora, pero nunca de carácter punitivo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos