Huye de un bar sin pagar y cae por un barranco en Albacete

Escapó junto a un amigo que se entregó al ser testigo del accidente

J.V. MUÑOZ-LACUNATOLEDO

Los barrancos de Ayna (Albacete), localidad en la que José Luis Cuerda rodó la mítica película surrealista “Amanece, que no es poco”, han sido testigos de otro hecho surrealista: un joven que había escapado a la carrera de un bar sin abonar la consumición ha acabado en su huida en el fondo de un barranco y a punto ha estado de perder la vida.

El joven, que se encontraba con un amigo, decidió que ambos echaran a correr para no tener que pagar las consumiciones que habían tomado. Su huida estaba perfectamente planeada pero no contaron con la ubicación del bar: una zona escarpada a las afueras de Ayna. Uno de ellos se precipitó por un barranco desde una altura de tres metros y fue a parar a unos matorrales que amortiguaron el golpe. Aun así, sufrió heridas sangrantes en la cabeza y raspaduras en brazos y piernas.

Una patrulla de la Guardia Civil tuvo que rescatarlo del fondo del barranco de donde fue evacuado en ambulancia al Hospital General Universitario de Albacete, distante 61 kilómetros. En cuanto a su compañero de huida, se entregó a la Guardia Civil en cuanto se dio cuenta del accidente sufrido por su amigo para interesarse por su estado.

El episodio de los “simpas” no ha acabado en denuncia porque uno de los familiares de los jóvenes ha acabado pagando el importe de las consumiciones impagadas. No obstante, la Guardia Civil ha comunicado los hechos al Juzgado de Instrucción número 1 de Hellín (Albacete).

Fotos

Vídeos