Abandonan en una cuneta de Marbella el cadáver de un hombre y a su pareja malherida

Operarios de la funeraria judicial retiran el cadáver en presencia de la Policía Nacional./JOSELE-LANZA
Operarios de la funeraria judicial retiran el cadáver en presencia de la Policía Nacional. / JOSELE-LANZA

La investigación apunta a que habrían sido secuestrados y que durante el cautiverio fueron golpeados y torturados

JUAN CANO / ALVARO FRÍASMálaga

La Policía Nacional investiga otro crimen en Málaga, el segundo que se produce en la provincia en apenas 24 horas. A la muerte de una mujer apuñalada a manos presuntamente de su hijo el domingo en Fuengirola, se suma ahora la de un hombre al que, al parecer, mataron a golpes. Las pesquisas apuntan a que fue secuestrado junto a su pareja y que los captores abandonaron a ambos -a él, ya cadáver y a ella, malherida– en una cuneta próxima al Hospital Costa del Sol. La mujer se recupera en el centro sanitario marbellí, aunque su pronóstico es reservado, según confirmaron las fuentes consultadas.

Las víctimas fueron encontradas a primera hora de la tarde de este lunes en la cuneta del carril de acceso desde la A-7 (en sentido Málaga-Marbella) hacia el recinto hospitalario. Al parecer, la mujer pidió auxilio a varios conductores que pasaron por allí, a los que les llamó la atención ver que estaba ensangrentada. Uno de ellos avisó a un amigo, que es policía, y éste a su vez a los servicios de emergencias. Rápidamente, acudieron al lugar varias patrullas y también los servicios médicos.

Signos de tortura

Los sanitarios no pudieron hacer nada por la vida del hombre, que presentaba numerosos traumatismos por todo el cuerpo y tenía las piernas vendadas. Todo apunta a que habría recibido una paliza y que, incluso, habría sido torturado, extremo que tendrán que confirmar los investigadores. El fallecido tenía unos 52 años y, al parecer, era procedente de Europa del Este.

La mujer, algo más joven y de origen sudamericano, fue ingresada en el hospital con un traumatismo craneoencefálico y múltiples contusiones. Fuentes sanitarias informaron de que su pronóstico es reservado, aunque, según ha podido saber Diario Sur, inicialmente no se teme por su vida.

La investigación, en la que la policía trabaja con sigilo, apunta a que la pareja habría sido secuestrada aproximadamente un día antes, durante el fin de semana, y que en su cautiverio fueron objeto de toda clase de golpes, que finalmente acabaron con la vida del varón. Tras ello, los captores abandonaron a ambos en la cuneta, junto al hospital, y se dieron a la fuga.

A finales del pasado mes de febrero tuvo lugar otro secuestro que acabó también con la muerte de una de las víctimas. Sucedió en un cortijo de Casares donde dormían tres cabreros, y que fue asaltado por cinco encapuchados que los maniataron y golpearon hasta acabar con la vida de uno de ellos. El cautiverio se prolongó durante cuatro horas hasta que los captores se marcharon de la casa de campo, llevándose los teléfonos móviles de las víctimas y un todoterreno.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos