Diario Vasco

Una vecina de Granada se entera en Facebook 8 días después de que su hermano ha muerto

Una vecina de Granada se entera en Facebook 8 días después de que su hermano ha muerto
  • El cuerpo de Petr fue hallado en Arona (Tenerife) aunque su familia no pudo constatar el fallecimiento tras más de una semana: «Pensé que era una broma pesada»

La muerte siempre genera aflicción. La de un ser querido, abatimiento. Eso fue lo que sintió Romana, vecina de la Zubia, cuando se enteró de que su hermano Petr había fallecido en Arona (Tenerife). Aflicción, abatimiento y también indignación por el desinterés hacia la tragedia que había sufrido y por la falta de respuestas desde las fuerzas del orden e instancias judiciales. Todo empezó el 7 de febrero. Una amiga de Romana que vive en la República Checa le mandó un mensaje preguntándole qué le había pasado a Petr –ambos también de nacionalidad checa–. Que la gente estaba poniendo mensajes de condolencia en el muro de Petr en Facebook. «Empecé a telefonear a Petr, pero no me contestaba; en principio pensé que era una broma pesada, pero transcurrieron las horas y empecé a preocuparme», explica Romana. «Me puse en contacto con mi prima de Lérida para que me ayudase en la investigación. Llamó a la Policía de Tenerife, donde vivía últimamente Petr, y le indicaron que un día antes encontraron a un hombre, pero posteriormente le aseguraron que no era Petr. Nos tranquilizamos un poco». El calvario de Romana, sin embargo, no había hecho más que empezar.

Romana, angustiada, fue al día siguiente a la Policía Nacional de Granada. Allí, según Romana, le comentaron que lo más probable es que fuera un bulo. Comprobaron la ficha de Petr «y me dijeron que no les constaba que hubieran encontrado su cadáver». Allí mismo, en comisaría, le llegaron nuevos datos vía Facebook, con información que insistía en que sí, que habían hallado el cuerpo sin vida de Petr en un parque de la población de Los Cristianos, en Tenerife. La Policía le aclaró que ese municipio tenía Guardia Civil y le instaron a que fuera a un cuartel para que comprobasen el registro.

Consultada la Guardia Civil en referencia a las quejas de Romana, fuentes del instituto armado señalan que existe un procedimiento de reclamación, aunque añaden que esta ciudadana «está en su derecho de presentar su queja donde quiera; en este caso ante la prensa».

Eso hizo Romana. Fue al puesto de la Zubia, donde reside. «Hice hincapié en que me mandaban desde la Policía Nacional». «La mujer que estaba de guardia –relata Romana– accedió con malas ganas al sistema y afirmó que ese nombre no existía, igual que el NIE que me facilitó la Policía Nacional». «Ya desesperada y muy nerviosa pregunté qué podía hacer y me respondieron literalmente:pues llama a Tenerife». «Tenía ganas de llorar porque llevaba horas con esto y sabía que iba a tardar mucho en hacer la llamada porque mi móvil daba problemas.Me sentí totalmente desatendida. No entendía por qué no podían hacerlo ellos, que pertenecían al mismo cuerpo, y no se trataba de un robo de un bolso, sino de algo tan grave», refiere Romana, quien pidió que al menos le facilitaran el número. «Ver a tres agentes debatir sobre cómo se buscaba era penoso», apunta Romana. Se lo dieron.

La Guardia Civil de Arona, al que pertenece Los Cristianos, lo confirmó. Había ocurrido el 31 de enero –ocho días antes–.La prensa había recogido el suceso. Petr llevaba encima toda la documentación y no tuvieron problema con la identificación, un hecho clave que, en teoría, debería haber facilitado cualquier procedimiento. No había dudas. Los guardias de Arona le preguntaron a Romana si Petr tenía tatuaje. Ella le contestó que sí, en el antebrazo. El asunto lo llevaban los tribunales de Arona.

Según Romana, el juzgado, tras preguntarle qué deseaba conocer –ella se interesó por dónde estaba depositado Petr, qué le había ocurrido, qué tenía que hacer...–, le instaron a que le proporcionarían todos los datos cuando el caso estuviese cerrado. Se da la circunstancia, según Romana, que a las dos horas ya había comunicado con ella una funeraria para ofrecerle sus servicios. «Acepté el presupuesto e hice la transferencia». Esto fue el 17 de febrero. Romana también lamenta la demora en la entrega del certificado de defunción. En teoría la incineración se produjo tres días después, el 20, aunque la urna no llegó a Lérida hasta el viernes pasado. De ahí, en próximas fechas, los restos de Petr volarán en compañía de un amigo hasta la República Checa.

Romana contactó con la embajada de ese país en Madrid, donde le indicaron que nadie les había advertido de lo sucedido. «No se lo podían creer;lo habitual es contactar con ellos para que busquen a familiares», dice Romana, quien recuerda que Petr llevaba toda su documentación encima y se sabía perfectamente, desde el primer momento, quién era y de dónde procedía.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate