Diario Vasco

Hallan muertos a un guardia civil destinado en Gipuzkoa y a su mujer por arma de fuego

Hallan muertos a un guardia civil destinado en Gipuzkoa y a su mujer por arma de fuego
  • En la vivienda de Salamanca se han hallado los cadáveres del hombre y la mujer con signos de disparos. Los investigadores trabajan con la hipótesis de que se trata de un nuevo caso de violencia de género

 La Guardia Civil sigue investigando y está decretado el secreto del sumario pero lo que parece un hecho, tal y como confirmaron en la tarde de ayer fuentes de la subdelegación del Gobierno en Salamanca, es que los sucesos acaecidos en la localidad salmantina de Fuentes de Oñoro apuntan a un nuevo caso de violencia de género.

     En el relato de los hechos, lo primero que aparece es la llamada que hacia las 8:49 horas recibió el Servicio de Emergencias de Castilla y León 112 mediante la cual se solicitaba asistencia para dos personas, un hombre y una mujer, que «parecen estar fallecidas» en su domicilio. La sala de operaciones del 112 dio aviso del incidente a la Guardia Civil, Cuerpo Nacional de Policía y emergencias sanitarias que enviaron un equipo médico del centro de salud que confirmaron en el lugar el fallecimiento. Los cuerpos sin vida pertenecían al matrimonio compuesto por Ángel Rodríguez Casado e Isabel Paixao, ambos de 51 años de edad. Él, guardia civil en activo destinado en Puerto de Pasajes, pero «de Fuentes de Oñoro de toda la vida», informaron los vecinos; ella, natural del municipio portugués de Tabuaço, cerca de Lamego, y que llegó a la provincia de Salamanca hace 30 años.

     Los dos cuerpos presentaban heridas por arma de fuego y aunque en un primer momento se pensó que la pistola utilizada era la reglamentaria del agente, finalmente se confirmó que se trataba de un arma particular del fallecido. Con toda la cautela del mundo y «a expensas de la resolución judicial y que sigue abierta la investigación», la subdelegación del Gobierno en Salamanca precisó que «todos los indicios apuntan a un caso de violencia de género».

     El portavoz de la guardia civil en Salamanca, el teniente Enrique Miguel, reveló que fueron familiares de los fallecidos los que acudieron al lugar de los hechos, el piso propiedad del marido en el que residían, tras recibir un mensaje. A lo largo de la jornada de ayer, también fue muy comentado un mensaje publicado en el perfil de Facebook de la mujer en el que se podía leer: «Adiós, perdonarnos por todo».

           De manera oficial la Guardia Civil tan solo tiene conocimiento de una denuncia por presuntos malos tratos contra Ángel Rodríguez Casado en el año 2005 y que posteriormente fue archivada. En palabras de personas que conocían a la pareja, fue la propia Isabel Paixao la que decidió retirar esa denuncia. «Ella era muy buena, al final siempre lo perdonaba», comentan. Parece ser que su traslado al País Vasco estuvo directamente relacionado con ese capítulo de violencia de género, «lo quisieron tapar y le vinieron a decir que o se iba o le tenían que echar».

     En Fuentes de Oñoro, todos los vecinos comentaban las muertes ayer una de las frases más utilizadas en el día de ayer era: «Yo te cuento, pero no me cites» y se repartían entre los más cautos, «él era un poco raro»; y los más contundentes: «En Fuentes de Oñoro no se le quería, generaba muchas broncas con los propios vecinos».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate