Diario Vasco

Horror en Inglaterra: dos menores, culpables de un doble asesinato a sangre fría

Horror en Inglaterra: dos menores, culpables de un doble asesinato a sangre fría
  • Una pareja de 14 años se encargó de quitar la vida a cuchillazos a una mujer de 49 porque «le tenían manía». A ese crimen se sumó el de la hija de la víctima, de 13 años

El horror se ha instalado en Gran Bretaña. Los juzgados de Nottingham, al norte de Inglaterra, han tenido uno de los casos más escabrosos que se recuerdan en el Siglo XXI: un doble asesinato al estilo de Bonnie & Clyde, con la diferencia de que la pareja de amantes eran dos menores de 14 años. El veredicto final del jurado, formado por siete hombres y cinco mujeres, les ha declarado culpables en tan solo dos horas y media de deliberaciones. Ahora ambos ya tienen un año más, 15.

Los jóvenes criminales, de los que no se conoce nada sobre su identidad, se encargaron de quitar la vida a cuchillazos a Elizabeth Edwards, de 49 años, una mujer religiosa, trabajadora del comedor de su escuela, y a su hija Katie, una niña de 13 años. Las dos fueron encontradas muertas en su domicilio de Spalding. ¿La razón de un acto tan atroz? La macabra niña asesina tenía «manía» a la empleada del comedor escolar, según declaró ella en los primeros interrogatorios tras ser arrestada. El juez del caso, con un rostro serio y pesaroso, ha dihcho del asesinato que fue «a sangre fría, planificado y cruel».

El crimen

El menor clavó ocho veces su puñal en Elizabeth Edwards mientras ésta dormía: dos en la garganta (una de ellas en la yugular). Acto seguido, asestó dos incisiones a Katie antes de asfixiarla con una almohada. Aunque el menor fue el autor material de los asesinatos, la pareja los ideó en conjunto, a sangre fría. «Todo empezó como un juego cuando ella -la menor asesina- dijo que le gustaría matar a la señora Edwards y yo dije que a mí también me gustaría hacerlo», confirmó el menor tras ser detenido.

Durante el trascurso del juicio, la defensa del joven ha admitido, sin reparos, los cargos de asesinato mientras que la chica ha querido escudarse en una enfermedad mental que nubló su buen equilibrio mental. Todo comenzó en el año 2013, cuando esta pareja asesina se conoció. Entablaron relaciones amorosas en mayo del 2015, a los 13 años de edad, a través de Facebook. Un familiar de ella declaró que «tenían unas relaciones tóxicas, y se volvieron inseparables, eran una bomba que iba a explotar en cualquier momento y explotó en abril de este año».

Después del horrendo crimen, la pareja se dio un baño relajante en la casa de las muertas, tuvo relaciones sexuales y vieron cuatro películas en el televisor antes de dejar, para siempre, el domicilio. Después del primer asesinato, el menor quiso comprobar que el pulso de Elizabeth Edwards había dejado de latir. El abogado Peter Joyce puso la nota final en el proceso judicial: «Yo diría que este caso está fuera de nuestras experiencias y de las peores pesadillas que podamos imaginar, pero como reza una vieja frase, la realidad supera la ficción».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate