Siete ideas para que el calor no te impida dormir en verano

Uno de los consejos que funciona es colocar las sábanas en el congelador

EL DIARIO VASCO

A buen seguro les resultará familiar esta situación en verano, y más cuando vas de vacaciones a tierras más cálidas. Las altas temperaturas convierten las noches en auténticas pesadillas. Conciliar el sueño se antoja sumamente complicado cuando el calor invade el habitáculo. ¿Tiene solución? Si, disponer de un buen aire acondicionado. Pero recuerda que después llegará la factura de la luz. Otra opción es la de activar el ventilador, pero en ocasiones solo se logra remover el propio calor. Entonces, ¿qué hacemos? Con estos siete consejos podrás hacerlo.

Los hábitos antes de ir a acostarse son fundamentales, ya que en caso de estar agitados la temperatura corporal mantendrá el calor, algo que será un auténtico problema para proceder con el descanso. También es importante el alimento consumido. Algunas de las prácticas son de lo más curiosas, pero dan resultado.

Estos son también consejos para dormir fresco.

1. Tomar una ducha no muy fría ya que podría tener efecto rebote al regularse la temperatura corporal. También puedes mojar tus manos y pies en agua tibia.

2. Encuentra un lugar para dormir con fresco y que sea oscuro, a poder ser en un piso inferior o un sótano. La temperatura tiende a concentrarse en lo alto. Lo más cerca del suelo es lo ideal.

3. Cambia la ropa de la cama por unas más ligeras como sábanas de algodón o tejidas con algodón liviano. Los tapetes de bambú o paja son buenos para una noche fresca.

4. Coloca las sábanas en el congelador: Coloca las fundas de almohada y sábanas media hora en el congelador antes de ir a dormir, evitando, claro está que se mojen.

5. Limpia tu cara, manos y pies con un trapo húmedo fresco. Después, sécate con una toalla seca antes de ir a dormir.

6. Coloca una compresa fría en tu cuello o frente. También puedes hacer un calcetín con arroz, que puedes meter dos horas en el congelador y cuando vayas al dormitorio la puedes utilizar como compresa fría bajo la almohada. Luego la volteas y el lado en contacto con la bolsa estará más fresco.

7. Cambia de colchón. Puede ser que el de tu casa no transpire adecuadamente y retenga el calor, trasladándolo a tu cuerpo.

Fotos

Vídeos