Una sentencia pionera por insultos

El Diario Vasco
EL DIARIO VASCO

En el año 2014, la entonces delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes, logró, en una sentencia pionera, que un juez de lo Penal condenara a un joven por un delito de injurias por sus comentarios en las redes sociales. El tuitero tuvo que pagar 300 euros de multa, mil euros de indemnización y las costas del juicio tras un acuerdo de su abogada con la Fiscalía y los letrados de Cifuentes, que pedían en origen cuatro años de cárcel. Además tuvo que pedir perdón a la cara a la delegada en la sala de vistas por los insultos a la política del PP. Tras el juicio, Cifuentes subrayó una idea que parece que va calando en la sociedad: «Lo que es delito en la vida real también lo es en la vida virtual».

Fotos

Vídeos