Seguridad cree que no se denuncian todos los delitos de odio que se producen

La consejera de Seguridad, Estefanía Beltrán de Heredia./Fraile
La consejera de Seguridad, Estefanía Beltrán de Heredia. / Fraile

Los agentes de la Ertzaintza reciben formación para valorar mejor la declaración de las víctimas y poder detectar indicios de delitos de odio detrás de otro tipo de agresiones

La consejera de Seguridad, Estefanía Beltrán de Heredia, ha indicado este viernes que en el primer semestre de 2017 la Ertzaintza ha registrado 65 denuncias por delitos de odio en Euskadi, pero ha añadido que tienen la "sensación de que no se denuncian" todas las infracciones de este tipo que se producen.

Beltrán de Heredia ha comparecido en comisión en el Parlamento Vasco a petición de Elkarrekin Podemos para hablar de la acción de su departamento ante esta tipología de delitos.

La consejera ha afirmado que en 2016 se registraron en Euskadi un total de 124 denuncias vinculadas con delitos de odio, un 33 % menos que en 2015. En el primer semestre de 2017 se han producido 65 denuncias con 66 personas inculpadas.

"La evolución indica que se trata de una situación estabilizada", ha asegurado la consejera, quien ha insistido en la importancia de que "afloren" todos los delitos de odio y de que las víctimas denuncien.

Del total de denuncias presentadas ante la Ertzaintza hasta junio de 2017, 39 se produjeron en Bizkaia, 20 en Gipuzkoa y 6 en Álava. Por tipología, 33 fueron por racismo, 20 por orientación sexual, 7 por orientación política, 3 por cuestión religiosa, una por discapacidad y otra por pobreza. De las 66 personas inculpadas, 33 han sido por delitos de odio vinculados con el racismo, 15 por orientación sexual, 17 por cuestiones políticas y una por discapacidad.

La consejera ha explicado que la Ertzaintza cuenta desde 2013 con una instrucción "efectiva" que detalla el procedimiento de actuación ante los delitos de odio y que está supervisada por la cátedra de Derechos Humanos de la Universidad del País Vasco.

La consejera de Seguridad reconocie que en ocasiones es«difícil» establecer el límite entre la libertad de expresión y lo que puede ser un delito de odio

Además, desde 2005 la Academia Vasca de Policía y Emergencias imparte un módulo sobre gestión policial de la diversidad dirigido a las promociones que ingresan en la escuela y que desde 2015 se ha incorporado como materia específica un módulo de igualdad de trato y no discriminación con carácter curricular para todas las nuevas promociones y también para los cursos de ascenso.

La consejera ha añadido que sólo en 2017 se han llevado a cabo en Arkaute 36 acciones formativas sobre derechos humanos, colectivos vulnerables, minoritarios, y tratamiento de delitos de odio, entre otras materias, y también ha explicado que a los agentes se les forma en una metodología científica para valorar mejor la declaración de las víctimas y poder detectar indicios de delitos de odio detrás de otro tipo de agresiones.

De esta manera, Beltrán de Heredia ha puesto en valor la formación de los agentes a pesar de que el parlamentario de Elkarrekin Podemos Lander Martínez ha recordado que la consejera de Empleo y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal, advirtió el pasado junio de la falta de preparación de la policía para instruir denuncias por delitos de odio.

"En Euskadi la labor impulsada por el Departamento y llevada a cabo por la Ertzaintza ha contribuido de forma positiva a generar una mayor sensibilización sobre estos temas en la sociedad y a mejorar la formación dentro de la Ertzaintza. Es cierto que siempre se podrá hacer más, pero creo que es mucho lo que se están haciendo con especial incidencia en la formación de las nuevas promociones", ha subrayado.

Además, ha dejado claro que la persecución de estos delitos es una "prioridad" dentro de la Ertzaintza, que se lleva a cabo un registro para tener un seguimiento cuantitativo y hacer planes de prevención, y ha destacado la importancia de la cooperación con las Policías Locales para perseguir la incitación al odio.

También ha reconocido que en ocasiones es "difícil" establecer el límite entre la libertad de expresión y lo que puede ser un delito de odio y ha afirmado que Seguridad ha encargado un informe específico sobre estos delitos a la Universidad del País Vasco.

Fotos

Vídeos