Sanidad se compromete con los afectados por la talidomida

Dolors Montserrat.
Dolors Montserrat. / EFE

El Estado reconoce su «debilidad y su fallo», así como la «deuda y obligación» que tiene con los afectados por la enfermedad

DV Y AGENCIASSAN SEBASTIÁN.

La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat, mostró ayer el «compromiso» del Gobierno de destinar una partida en los presupuestos generales de 2018 para los afectados por la talidomida, fármaco comercializado durante los años 60 y que dejó miles de bebés afectados por anomalías, como falta de miembros o deformidades en el desarrollo de los mismos.

El secretario general de Sanidad, Javier Castrodeza, transmitió este compromiso a los afectados por el medicamento dispensado por la farmacéutica alemana Grünenthal tras la reunión mantenida en la sede del Ministerio junto a la ministra, representantes de Ciudadanos y de la Asociación de Víctimas de la Talidomida en España (Avite) y la directora del comité científico para analizar el problema de la talidomida, Encarna Guillén.

La inclusión de esta partida en los presupuestos generales responde al compromiso que el Ejecutivo de Mariano Rajoy adquirió con Ciudadanos en el pacto de Gobierno. Además, la medida también quedaba incluida en la proposición no de ley planteada por el portavoz de Ciudadanos, Francisco Igea -también presente hoy en la reunión- y aprobada en el Congreso de los Diputados el pasado noviembre. En ella se instaba al Gobierno a indemnizar a los pacientes de acuerdo a una tabla de valoración de discapacidad, así como a pagar las prestaciones que procedieran, con 2018 como plazo máximo.

«Después de esta reunión por fin parece que vemos la luz después del túnel. Estamos muy satisfechos»

En España solo hay 24 afectados reconocidos, frente a los 3.000 de Inglaterra

«Primero tenemos que saber el número de personas afectadas y, posteriormente, la comisión institucional, con el apoyo de las comunidades autónomas, realizará una valoración de la discapacidad de todos y cada uno de los afectados», recalcó Castrodenza. Y es que, como ha recordó Igea, solo hay 24 afectados reconocidos frente a los «3.000 de Inglaterra y 10.000 en Alemania», y eso que España es el país donde hubo «más exposición» al fármaco, recordó.

Los representantes de Avite acudían escépticos y «con la guadaña bien afilada», pero tras la reunión reconocían que «por fin parece que sí que vemos la luz después del túnel». «Hemos visto con nuestros propios ojos el protocolo basado en los criterios médicos de la Organización Mundial de la Salud. Además, hemos comprobado la voluntad súper positiva de la ministra, que se nota que ha preparado muy bien el tema y sabe de qué va la historia. Esto era lo único que nos quedaba, la decisión política de que por fin nos quieran ayudar», aseveró José Riquelme, vicepresidente de la organización.

Reconocer la participación

Tras insistir en que el Estado reconocía «su debilidad y su fallo» y que «España como país tiene que pagar esa deuda», Igea adelantó que su partido ya estaba teniendo conversaciones con la farmacéutica alemana para pedirle que también reconozca sus errores. «No podemos permitir, como partido político, que si el Gobierno ha reconocido todos los defectos de funcionamiento del sistema en los años 60 la compañía no haga lo propio. No pedimos que reconozca a cada una de las víctimas, pero sí exigimos que reconozca su participación, que actúe en consecuencia y que ayude a reparar una herida de la que ella es, sin duda alguna, responsable».

Respecto a ello, el secretario general de Sanidad informó de que también tendrán conversaciones con la empresa que comercializaba la talidomida. La voluntad política de ambos partidos dejó a los representantes de la asociación «muy satisfechos».

Fotos

Vídeos