Un menú para cada día

La nutricionista Eider García de Albéniz nos ayuda con la dieta fuera de casa y elige las mejores combinaciones de siete menús reales. «Se echa de menos la fruta en los postres y sobran salsas y guarniciones», advierte

YOLANDA VEIGA
Ensalada mixta, gallo y fresas
1

Ensalada mixta, gallo y fresas

«Con una ensalada de primero se puede elegir casi cualquier segundo, por ejemplo el gallito. Este pescado también iría bien con las pencas de primero, que se pueden tomar como alternativa a la ensalada. Y de postre, las fresas en zumo de naranja. Con un menú así se puede ir luego a trabajar sin sentirse pesado. Una burrada, por ejemplo, sería combinar los espaguetis con el lomo adobado y el flan. Un auténtico pelotazo energético que nos dejaría el cuerpo como para ir a echar la siesta».

Ensalada de pulpo, pollo y cuajada
2

Ensalada de pulpo, pollo y cuajada

«Las patatas a la riojana de primero, más un segundo y un postre nos aportaría una sobreingesta energética, así que vamos a pedir la ensalada de pulpo y, de segundo, el pollo asado. Habría que preguntar qué guarnición trae porque unos pimientos serían una opción mucho más saludable que las patatas fritas. De postre, si hay, podemos pedir cuajada, que aunque es algo más grasa que un yogur no pasa nada. La clave es la porción de azúcar o miel que le añadimos».

Pisto, merluza y café
3

Pisto, merluza y café

«Es interesante incluir siempre una ración de verdura, así que elegimos el pisto y luego, merluza, ya que el día anterior no hemos comido pescado. El problema de este menú es la poca variedad de postres. Las natillas y los flanes son muy ricos pero no se deben comer a diario. El postre debe dar siempre al menos la opción de una fruta, una rodaja de piña por ejemplo iría bien en este caso. Si no hay fruta, mejor pasar directamente al café».

Crema, solomillo y fruta
4

Crema, solomillo y fruta

«Descartamos la ensalada de primero porque lleva salsa, así que nos quedamos con la crema del día, que tampoco suele ser la opción más saludable porque les añaden queso y nata casi siempre. Lo hacen para enmascarar el sabor de la verdura, pero en ese caso es mejor echarle un poco de parmesano rallado o un chorrito de aceite de oliva virgen y pimienta negra, que le da un toque espectacular. De segundo, solomillo para variar un poco, y una fruta del tiempo para acabar».

Gazpacho, entrecotte y espuma de yogur
5

Gazpacho, entrecotte y espuma de yogur

«En verano, el gazpacho es la mejor manera de comer la verdura. Y de segundo podemos volver a pedir carne, el entrecotte con salsa. De postre, la espuma de yogur, aunque seguramente tendrá un montón de azúcar. Así que si se puede prescindir del postre, casi mejor. Para comer un día está bien, pero una espuma de yogur varios días seguidos sería algo excesivo y poco saludable».

Parrillada de verdura, lasaña y fruta
6

Parrillada de verdura, lasaña y fruta

«La parrillada de verduras sería mucho más saludable si en lugar de venir con salsa ali-oli se acompañara de especias: pimienta negra, cúrcuma, comino... La lasaña aunque sea vegetal no quiere decir que sea la mejor opción, porque tiene bechamel, pero es una alternativa diferente a lo que hemos comido otros días. El postre, sin duda, fruta. En la comida principal hay que añadir algo crudo porque los nutrientes se absorben de manera diferente. Este menú es muy interesante».

Surtido de ibéricos, pudding de cabracho y crema catalana
7

Surtido de ibéricos, pudding de cabracho y crema catalana

«Como es domingo nos podemos dar un homenaje y pedir el surtidos de ibéricos, que es algo que normalmente no comemos en casa. Para no repetir carne o pescado de segundo tomaremos el pudding de cabracho que aparece entre los primeros. Para poner el broche a la semana, un postre especial, una crema catalana o unas fresas con nata, por ejemplo. Pero porque es un día especial ¿eh?».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos