Un total de 158 personas se infectaron con el VIH en Euskadi en 2016

Un total de 158 personas se infectaron con el VIH en Euskadi en 2016

La sociedad Harribeltza presenta la campaña de prevención del sida de este verano

EFESan Sebastián

Un total de 158 personas se infectaron con el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) en Euskadi en 2016, una cifra "similar" a la de 2015, que repiten con apenas variaciones en la última década y que constituye un realidad "frustrante" para los colectivos de lucha contra el sida.

Así lo han expresado este viernes en una rueda de prensa celebrada en San Sebastián los miembros de la sociedad Harribeltza Joseba Errekalde y Elías Arizmendi, quienes han dado a conocer estas cifras durante la presentación de la campaña de prevención del sida organizada por su organización para este verano, en la que contarán con el apoyo del coro Landarbaso Abesbatza de Errenteria.

Durante la comparecencia, Errekalde ha explicado que, según datos facilitados por Osakidetza, el 79,7 % de las nuevas infecciones corresponde a hombres, con una media de edad de 39,1 años, y una mayor incidencia entre varones que mantiene relaciones con personas de su mismo sexo (el 44,3 % del total).

«Gran preocupación»

A juicio de los miembros de la asociación Harribeltza, fundada hace 23 años con el objetivo de prevenir los contagios y ofrecer ayuda psicosocial a los enfermos, estas cifras "que se repiten todos los años" sin modificaciones significativas a la baja, suscitan una "gran preocupación" porque no se está logrando el objetivo de reducir el número de nuevas infecciones.

Para paliar esta situación, Errekalde se ha mostrado partidario de incidir en políticas "más específicas" dirigidas al colectivo de hombres homosexuales.

Ha destacado, en este sentido, la importancia de los métodos de prevención, al tiempo que se ha mostrado esperanzado en el uso de dos nuevas "herramientas" como los "autotest" que permiten realizarse la prueba del sida a uno mismo en su propia casa, y el empleo de las pastillas (PrEP) que se utilizan como "profilaxis de preexposición" y que se toman antes de mantener relaciones sexuales.

No obstante, ha anunciado que en el campo del sida las principales novedades llegarán en los próximos años en el ámbito de los tratamientos, que en el futuro permitirán sustituir la relación de fármacos que los enfermos deben tomar a diario por unas inyecciones, menos agresivas para la salud, que deberán administrarse una vez al mes o cada tres meses, con el consiguiente incremento de su calidad de vida.

Deja de ser contagioso

Errekalde ha recordado además que un enfermo de sida que se encuentra bajo tratamiento deja de ser contagioso después de unos meses, por lo que si se consiguiera que todos los afectados estuvieran medicados se lograría "ahogar" la pandemia sin necesidad de que se descubra una vacuna.

En otro momento de la comparecencia, el portavoz de Harribeltza se ha lamentado también por los diagnósticos tardíos de la enfermedad que, lamentablemente, aún se producen y que hacen que aún hoy en día muera gente de sida.

Por este motivo, ha insistido en la necesidad de que las personas que crean que pueden estar infectadas se hagan las pruebas de detección porque los diagnósticos tardíos impiden "romper la cadena de las infecciones".

Igualmente, ha subrayado la importancia de luchar también contra enfermedades venéreas como la sífilis y la gonorrea, cuya prevalencia ha aumentado, y que, según ha dicho, suponen dejar "una puerta abierta" al VIH.

En este contexto, ha situado las campañas de prevención que desde hace 21 años organiza su asociación con motivo del verano, una época vacacional y festiva en la que los contactos sexuales se producen con mayor frecuencia y facilidad.

Como cada edición, la campaña de este año tendrá como acto central un concierto que en esta ocasión correrá a cargo del coro Landarbaso Abesbatza, que el 31 de julio ofrecerá un recital de música sacra y folclórica en la parroquia de Oiartzun, según ha explicado su director, Iñaki Tolaretxipi.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos