Las sospechas de amaño en la OPE de Osakidetza llegan a la Fiscalía

ELA registra ya una denuncia, LAB analiza la opción y ESK anuncia una reunión con el ministerio público | El Sindicato Médico de Euskadi, tras analizar los resultados de 42 exámenes, señala que hay «indicio de filtraciones en 12 de ellos»

Iker Marín
IKER MARÍNSAN SEBASTIÁN.

De las quejas y los escritos a las denuncias. La polémica sobre las supuestas filtraciones en las pruebas de la OPE de Osakidetza adquirió ayer otro nivel. El sindicato ELA decidió denunciar ante la Fiscalía Superior del País Vasco los hechos que el pasado viernes hizo públicos el doctor José María de Egaña Barrenechea. Por su parte, LAB está analizando con sus servicios jurídicos la posibilidad de acudir a los tribunales, «no descartando la vía penal», y ESK ha solicitado una reunión con la Fiscalía para poner a su disposición «los datos que tenemos». Además, este sindicato exige la dimisión «inmediata» del consejero de Salud, Jon Darpón, y de la directora de Osakidetza, María José Mugika, ya que esta OPE «ha vuelto a dejar en evidencia las irregularidades que se dan en el Servicio Vasco de Salud». Las denuncias, «objetivamente fundamentadas», que el consejero de Salud requería en su comparecencia del lunes, ya están sobre la mesa.

El Sindicato Médico de Euskadi, por su parte, tras analizar los resultados de 42 exámenes realizados hasta ahora, anuncia que «hay indicios de filtraciones en 12». Por ello, solicitan a la consejería de Salud que «inicie una investigación exhaustiva en la que participen agentes externos a Osakidetza». A todas estas iniciativas sindicales se deben añadir los testimonios de los trabajadores del ente público consultados por este periódico y que confirman que «es un hecho sabido desde hace tiempo que hay filtraciones». El objetivo que se persigue con estas supuestas ayudas, siempre en las pruebas de especialidades y no en las masivas, es claro. «En muchas de estas pruebas se realizan preguntas a desarrollar delante del tribunal. Es un jurado que está compuesto por Jefes de Servicio de los hospitales que saben qué tipo de personas pueden estar más cerca de su manera de actuar», cuenta Patxi Nicolau, representante de ESK en Osakidetza. Otro afectado, que se mantiene en el anonimato, dice que «los Jefes de Servicio colocan y ayudan a sus protegidos».

Exámenes bajo sospecha

Sindicato Médico
Anestesiología y Reanimación, Cardiología, Medicina Intensiva, Radiodiagnóstico, Angiología y Cirugía Vascular, Cirugía Cardiovascular, Neumología, Reumatología, Aparato Digestivo, Cirugía Oral y Maxilofacial, Oncología Radioterápica y Urología.
LAB
Angiología, Anestesia, Cardiovascular, Digestivo, Cardiología, Medicina Intensiva, Medicina Nuclear, Neumología, Radiodiagnóstico y Urología.

Miedo a hablar públicamente

«Ante la gravedad de la situación y desde la necesidad de que se investigue lo sucedido y se depuren las correspondientes responsabilidades tanto políticas como penales, desde ELA hemos solicitado a la Fiscalía, mediante un escrito de denuncia, que abra una investigación», señalan desde el sindicato. En su escrito, enumeran las situaciones conocidas durante estos últimos días y que son «difíciles de explicar». Entre ellas, recuerda el escrito del doctor De Egaña, el acta notarial de Podemos, las quejas de numerosos opositores y los resultados de las pruebas que están en el ojo del huracán. «Tenemos categorías en las que han aprobado un porcentaje muy bajo de los opositores. Unos pocos candidatos que se corresponden con el número de plazas en juego, obtienen unas puntuaciones muy por encima del resto. Es más, algunos opositores obtienen la máxima nota posible cuando el resto ni siquiera aprueba».

«Ante la gravedad de la situación hemos solicitado a la Fiscalía que abra una investigación», dicen en ELA

«Estas irregularidades son la punta del iceberg de una práctica extendida», advierten desde LAB

El sindicato LAB centró su crítica en el consejero de Salud. «Las declaraciones de ayer de Jon Darpón son irresponsables y no se atienden a la verdad. En vez de aceptar la responsabilidad de su departamento, parece que estaba más preocupado en negar las claras evidencias en, al menos, 10 especialidades médicas. Además, sí hay denuncias». LAB recuerda a Darpón que el 1 de junio registró un escrito donde exige a Osakidetza una investigación y anuncia que están analizando con sus servicios jurídicos la posibilidad de acudir a los tribunales, no descartando incluso la vía penal. Por todo ello, el sindicato abertzale cree que «sí hay motivos para impugnar esas diez categorías y paralizar el resto de especialidades».

Por último, también ellos anuncian tener testimonios de facultativos que denuncian estas irregularidades «que son la punta del iceberg de una práctica extendida. Pero todas estas personas no hablan públicamente por miedo a las consecuencias que esto les acarrearía a nivel laboral». No lo hacen, según Patxi Nicolau de ESK, por el «claro tráfico de influencias que existe. Para evitar castigos de las jefaturas, descensos de puestos de trabajo y para evitar contratos malos es mejor callar». Fue el sindicato al que representa Nicolau el primero en dudar de esta OPE. En diciembre «ya recibimos una información de un profesional de la sanidad que nos indicaba lo que iba a suceder». En marzo publicaron un escrito de denuncia titulado 'Supongamos' en el que hablaban del «fin de la igualdad, mérito y capacidad» que han de presidir estas pruebas. ESK registró un acta notarial el 26 de abril en el cual acertaron los tres primeros nombres en la especialidad de anestesista para Txagorritxu. Unos días después, el 11 de mayo, Elkarrekin Podemos hizo lo propio con el mismo resultado. Andeka Larrea confirma que «la persona que nos traslada esta información nos dice que es un procedimiento habitual en las OPEs de Osakidetza». Desde Podemos anuncia que «es posible que tengamos alguna otra acta de cara a los próximos exámenes».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos