La soledad se convierte en asunto de Estado

La soledad se convierte en asunto de Estado

El Reino Unido crea una secretaría de Estado para intentar combatir este mal, que afecta a más de nueve millones de británicos

Leire González
LEIRE GONZÁLEZ

La soledad puede ser elegida o impuesta. Objetiva o subjetiva. Y esta última es la que no para de crecer y la más difícil de cuantificar. La soledad se ha convertido en uno de los males de nuestra sociedad. A pesar de vivir en una realidad interconectada, la percepción de estar solo no para de aumentar. En España, 4,6 millones de personas admiten sentirse solas de forma habitual.

La soledad está relacionada con muchas enfermedades y la pricipal dolencia que suele llevar de la mano es la depresión. Según la OMS afecta ya a 300 millones de personas de todo el mundo y es la primera causa de discapacidad laboral.

Los últimos datos de la Encuesta Continua de Hogares difundida por el Instituto Nacional de Estadística (INE) indica que uno de cada cinco vascos vive solo. A este dato hay que añadir que la sociedad vasca es una comunidad envejecida. Esta realidad preocupa a los gobernantes y se convierte en un reto, ya que crea nuevas realidades que plantean importantes desafíos a los sistemas de protección social. También conforman una novedad en el campo de la salud y la asistencia sanitaria pero, sobre todo, las situaciones, cada vez más abundantes, de dependencia de las personas ancianas constituyen los principales retos.

Ante este panorama y tras años de estudios, el Reino Unido ha decidido intentar ponerle freno y hace unas semanas ha realizado un pionero anuncio: la creación de una secretaría de Estado de la Soledad. Más de nueve millones de británicos (el 13,7% de su población) aseguran sentirse solas, según un informe encargado por la comisión Jo Cox.

Tracey Crouch -de 42 años y actual secretaria de Deporte y Sociedad Civil- es la persona que ha asumido esta nueva función, que quiere actuar contra la soledad que «sufren las personas ancianas, los que han perdido a seres queridos y aquellos que no tienen con quien hablar».

La medida pionera anunciada por Reino Unido acaba de echar a andar y problablemente otros países esperan ver el resultado antes de llegar a tomar acciones similares. Lo que los años y los datos parecen afianzar es que la soledad es un mal moderno de nuestra sociedad que ha llegado para quedarse.

Temas

Jo Cox

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos