Los programas de prevención reducirán un 26% las muertes por cáncer colorrectal en 30 años

Los programas de prevención reducirán un 26% las muertes por cáncer colorrectal en 30 añosGráfico

El test de heces permite que el 69% de los tumores se detecte en una fase inicial, frente al 40% de 2009

MARÍA JOSÉ CARRERO

Hoy se conmemora el Día Mundial del Cáncer de Colon, una enfermedad que en Euskadi se detecta cada año a más de 1.800 personas. Es, por tanto, el tumor más frecuente en el conjunto de la población al tratarse del segundo de mayor incidencia tanto en mujeres (el de mama es el más habitual) como en hombres (próstata). Esta es una de las razones por las que el Servicio Vasco de Salud implantó en 2009 un plan para detectar a tiempo signos o síntomas -su denominación en la jerga médica es cribado o ‘ screening’- de la enfermedad.

En las diez temporadas de vigencia, este programa preventivo ha permitido detectar y tratar 26.856 lesiones premalignas, lo que se conoce como pólipos o adenomas y malignas (cánceres invasivos). De estos últimos, el 69% se encontraron en estadios iniciales (I-II) lo que supone una mejor calidad de vida, una mayor supervivencia. Antes de 2009, únicamente se detectaban en un estadio precoz el 40% de los tumores.

Este dato es por sí mismo positivo porque, cuanto antes se detecta un tumor, más posibilidades existen de curación. Tanto es así que los responsables del programa preventivo han realizado una investigación para tratar de conocer los efectos que tendrá el cribado de colon en un futuro. Según este estudio, la incidencia del cáncer colorrectal descenderá un 16,3% en 30 años debido a que muchos casos se diagnosticarán muy a tiempo. En cuanto a la mortalidad, los expertos han realizado una simulación y consideran que los fallecimientos por este motivo se reducirán un 26%.

El dato

1.800
vascos son diagnosticados cada año de cáncer colorrectal, el tumor más prevalente entre la población. Es el segundo más frecuente en los dos sexos, por detrás del mama en las mujeres y del de próstata en los hombres.

El director de Asistencia Sanitaria de Osakidetza, Andoni Arcelay, resalta la importancia de diagnosticar cuanto antes un tumor porque facilita «el tratamiento conservador. Muchas veces con una colonoscopia se solventa el problema. Esto significa que no se precisa de cirugía, radioterapia o quimioterapia», resalta.

La mecánica del cribado de colon es muy sencilla. Cada dos años, los más de 590.000 vascos de entre 50 y 69 años -el 27,2% de la población- reciben en sus casas un kit para un análisis de heces, ya que la prueba consiste en detectar si hay sangre oculta (no visible) en las deposiciones. En caso positivo, se invita la persona a hacerse una colonoscopia con sedación. Cada año, en los hospitales públicos del País Vasco se realizan 10.500 exploraciones del intestino.

«Un tumor silente»

Si se detectan pólipos, se extirpan durante la misma exploración. Después se analizan para conocer si alguna de estas pretuberancias es cancerígena. En caso positivo, si el tumor está en una fase incipiente, lo normal es que el paciente no tenga que someterse a ninguna intervención al haberse eliminado el adenoma. Si se encuentra en un estadio avanzado, se precisará una intervención quirúrgica para limpiar el tejido afectado.

Desde su implantación en Euskadi, toda la población ‘diana’ ha podido realizarse la prueba bianual de heces al menos en dos ocasiones, aunque los vecinos de muchas localidades van ya por la tercera vuelta. El consejero de Salud, Jon Darpón, asegura que para final de año se conseguirá «invitar por tercera vez al 100%» del colectivo destinatario de la prueba.

El cribado obliga a Osakidetza a realizar cada año 10.500 colonoscopias

La respuesta de la población vasca es muy alta. El 74% de las mujeres se hace el test de heces, frente al 69% de los hombres. Arcelay anima a todos los destinatarios a participar porque el cáncer de colon «tiene una etapa silente. Por eso es muy importante diagnosticarlo a tiempo porque si se espera a que dé síntomas el pronóstico es peor».

¿Se puede prevenir? «Según la evidencia científica y como en la mayoría de las enfermedades, la prevención es la dieta y los hábitos de vida. En cuanto a alimentación, se debe reducir el consumo de carnes rojas y a la brasa, así como de grasas, y tomar más frutas, verduras y cereales integrales. El tabaco debe evitarse y, si se consume alcohol, tiene que ser muy moderado. El ejercicio físico de forma regular también es fundamental».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos