El autotest del VIH... y un teléfono por si da positivo

El lunes comenzó a comercializarse el autotest, como este que muestran en la farmacia Camino Iruretagoyena de Donostia./LUSA
El lunes comenzó a comercializarse el autotest, como este que muestran en la farmacia Camino Iruretagoyena de Donostia. / LUSA

Las farmacias vascas darán información y teléfonos con el autotest del VIH

ANE URDANGARINSAN SEBASTIÁN.

La caja del autotest del VIH de la foto que acompaña esta información cuesta 33 euros y estuvo a punto de ser comprada el martes. «Pero cuando al interesado le explicamos que en la farmacia le podíamos hacer la prueba, que es también anónima y por solo cinco euros, prefirió hacérsela aquí». Aquí es la botica Camino Iruretagoyena, situada junto al Koldo Mitxelena de Donostia, y una de las 50 farmacias vascas acreditadas en las que se puede hacer el test rápido desde 2009, un programa pionero gracias al cual se han hecho más de 20.000 pruebas en Euskadi.

Desde el lunes está llegando a las farmacias el autotest que, a semejanza de los que detectan embarazos, permite saber en casa (colocando una gota de sangre en una tira reactiva) en unos veinte minutos si se está infectado con el virus del sida. Tanto los farmacéuticos como las asociaciones que trabajan en torno al VIH consideran que es una herramienta diagnóstica más, que será especialmente útil en aquellas comunidades en las que el acceso al diagnóstico es más difícil. «Pero es que aquí tenemos los centros de Osakidetza, las farmacias y las asociaciones, que hacemos la prueba de forma gratuita», recuerda Joseba Errekalde, de Harri Beltza.

El precio es uno de los 'peros' citados, aunque no el principal. La soledad a la hora de enfrentarse a un positivo preocupa más. «Creo que es una situación en la que necesitas estar arropado. Aquí todo está muy canalizado, y si el resultado es positivo se deriva a la persona al Hospital Universitario Donostia», explica la farmacéutica Lourdes Iruretagoyena, quien incide en la importancia de la información y el acompañamiento y recuerda que han de pasar tres meses después de la situación de riesgo para que el test, tanto el de la farmacia como el 'casero' que funcionan de la misma forma, sean efectivos. «Los negativos lo son al 100%. En caso de positivo, aunque sea raro, puede que sea falso». De ahí la importancia de corroborar el diagnóstico y que la persona infectada acceda al sistema sanitario y el tratamiento que corresponda.

El precio

33 euros
es el precio del autotest del VIH que ha comenzado a comercializarse esta semana en España. Consiste en una lanceta para extraer una gota de sangre y una tira reactiva. El test rápido que realizan medio centenar de farmacias vascas cuesta 5 euros, y las asociaciones lo hacen de forma gratuita.

El acompañamiento

«¿Pero qué pasa con esa persona que se hace el autotest en la soledad de su casa? ¿Y si da positivo, qué hace?», coincide Errekalde al referirse a una enfermedad a la que le persigue el peso del estigma. «Si el objetivo es que se diagnostique al mayor número de infectados para que sean atendidos por el sistema sanitario, es preciso que tengan una asistencia. Nosotros, cuando hacemos la prueba, ofrecemos un 'counselling', un acompañamiento». Dan, por ejemplo, unos teléfonos a los que se puede llamar.

Precisamente, las farmacias vascas y el Departamento de Salud vuelven a ir de la mano para completar la comercialización de este autotest. Ángel Garay, presidente del Colegio de Farmacéuticos de Gipuzkoa, subraya «el hecho diferencial» de Euskadi, «donde estos cuestiones las abordamos en conjunto. No se trata de que 'llega el test, lo pongo a la venta y ya está'. ¿Y qué pasa con los que den positivo? Vamos a ayudarles, que sepan qué pueden hacer».

«El martes vino un cliente a comprarlo pero acabó haciéndose el test que realizamos en la farmacia» Lourdes Iruretagoyena, Farmacéutica

«No lo vemos mal, pero en Euskadi asociaciones y farmacias ya hacemos test anónimos por 0 ó 5 euros» Joseba Errekalde, Asociación Harri Beltza

«Las farmacias van a recibir formación específica. Vamos a ayudar a que los usuarios sepan qué hacer» Ángel Garay, Pte. farmacéuticos Gipuzkoa

Por ello, las farmacias vascas participarán el mes que viene en sesiones de formación sobre VIH, con datos epidemiológicos, toda la información general sobre la infección que sea de interés del usuario y también sobre el autotest, como los periodos ventana para hacerse la prueba, por ejemplo. «Además, vamos a editar unas tarjetas con teléfonos y contactos de centros de referencia. Se trata de atender lo mejor posible a los usuarios».

En la asociación Harri Beltza, que lleva más de dos décadas luchando contra el sida, son contrarios a poner vallas al campo. «Se estaba comprando por internet. No vemos mal que se comercialice el autotest. Es otra herramienta más de detección, pero en el País Vasco ya tenemos una red de calidad y accesible en la que además te sientes muy acompañado», recuerda Errekalde. E insiste: «Si queremos estas cosas, no pueden ser tan caras. Es como el preservativo: si sabemos que es el mejor método preventivo, tenemos que ofrecerlo gratis o ponerlo al alcance de los potenciales usuarios a precios muy bajos».

El tiempo dirá si el autotest empieza a comer terreno a la red de diagnóstico que se ofrece en Euskadi.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos