«Esta polémica está haciendo mucho daño en Osakidetza, estamos preocupados»

«Esta polémica está haciendo mucho daño en Osakidetza, estamos preocupados»

«Hay un entramado que favorece el silencio», dicen los sindicatos de un caso que «está afectando a la confianza que nos tiene la sociedad»

Iker Marín
IKER MARÍN SAN SEBASTIÁN.

Preocupación, estrés y tensión. Son tres de los términos más utilizados esta última semana en los hospitales y centros de atención primaria del Servicio Vasco de Salud. Las supuestas filtraciones, amaños y ayudas que han recibido algunos opositores en ciertos exámenes de especialidades médicas hacen que las que, en teoría, iban a ser las oposiciones más modélicas de la historia de Osakide- tza vayan a pasar a la historia por todo lo contrario.

«La verdad es que estamos muy preocupados», señala un responsable médico guipuzcoano que pertenece al tribunal de una especialidad médica. No esperen encontrar nombres, apellidos ni cargos oficiales tras estas declaraciones. Existe el miedo a hablar en público sobre un asunto capital para nada más y nada menos que 96.235 personas. Ni altos cargos de Osakide-tza que componen los tribunales en las pruebas ni por supuesto opositores con los que ha hablado este periódico desean dar su opinión a cara descubierta sobre los procedimientos llevados a cabo, que generan cuanto menos dudas y recelos.

Como explican desde el sindicato ESK, «hay un claro tráfico de influencias en este tema. Para evitar castigos de las jefaturas, descensos de puestos de trabajo, para evitar contratos malos es mejor callar. Y luego también hay jefes de servicios de los diferentes hospitales que lo único que quieren es rodearse de una serie de personas que les son fieles en sus formas de ejercer su jefatura, en las formas de atender, en las formas de gestionar las listas de espera, en las formas de gestionar las listas quirúrgicas para trabajar después por las tardes con sobresueldos. Hay un entramado que favorece el silencio». Únicamente los doctores José María de Egaña Barrenechea y Ángel Loma-Osorio han mostrado en público sus sospechas sobre las presuntas irregularidades.

«Yo pertenezco al tribunal de una especialidad médica y puedo asegurar que todos los miembros del tribunal al que pertenezco hemos trabajado muy comprometidos para asegurar lo máximo posible la confidencialidad de los exámenes y evitar ninguna tentación de filtración», señala este profesional de Osakidetza. «El del IVAP lo vimos sólo dos horas antes de celebrarse el examen, no salimos ninguno de una sala, y para el segundo hicimos un pacto para no ponerlo en común, dejando a secretaria y presidente del tribunal para que ellos lo entreguen a Osakidetza. En otras especialidades incluso se tomó la decisión de que no fuera el tribunal sino el IVAP el que se encargase también del segundo examen», explica.

Además de la preocupación existente, «nos duele cuando se generaliza y se nos mete a todos en el mismo saco. Cabe destacar que, a pesar de la que está cayendo, en mi opinión, es la OPE de Osakidetza en la que la dirección general de Osakidetza ha puesto un mayor esfuerzo y medios para que prime la confidencialidad y transparencia en el proceso de selección. Espero que los culpables, si los hay, paguen por el daño causado. Este tema está haciendo mucho daño, tanto a los opositores como a la confianza que la sociedad pone en nosotros».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos