Osakidetza anula una prueba del examen de Pediatría Hospitalaria

Osakidetza anula una prueba del examen de Pediatría Hospitalaria

El ejercicio práctico había sido expuesto recientemente en un congreso por parte de uno de los miembros del Tribunal

Arantxa Aldaz
ARANTXA ALDAZ

La bola de nieve se hace cada vez más grande. Las sospechas de irregularidades en las oposiciones a Osakidetza salpican también ahora a la especialidad de Pediatría Hospitalaria, como ya había adelantado este periódico. El servicio vasco de salud informó este lunes, en un escueto comunicado, que se anulaba uno de los casos clínicos del examen, dentro de la parte práctica que supone el 35% de la nota final. La convocatoria, sin embargo, sigue adelante.

El caso vuelve a expandir la sombra de un supuesto amaño para favorecer a determinados opositores. Cuatro especialidades médicas (Cardiología, Cirugía Vascular y Angiología, Anestesia y Cirugía Plástica) se han paralizado de forma cautelar ante las denuncias de filtraciones de exámenes y Osakidetza se ha visto obligada a abrir cuatro expedientes informativos. En el caso concreto de Pediatría Hospitalaria, el problema ha surgido por haberse expuesto previamente uno de los casos prácticos, una 'trampa' que ha propiciado las quejas de varios de los aspirantes que consideraban que no partían en igualdad de condiciones a la hora de poder superar el examen. A la prueba se presentaron 211 personas para 32 plazas a concurso en esta categoría.

La convocatoria sigue adelante, no así las de cuatro especialidades médicas bajo sospecha

El Tribunal se reunió el pasado viernes y sus miembros consideraron que el caso clínico «podía ser susceptible de conocimiento por parte de alguno de los 211 aspirantes», ya que había sido expuesto recientemente en un congreso de pediatría, precisamente por uno de los ocho miembros de este Tribunal, precisa el Departamento de Salud en su comunicado. No obstante, la suspensión de la prueba no significa que se vaya a paralizar la convocatoria, «que continúa adelante con normalidad», añadieron las mismas fuentes, al contrario de la decisión tomada sobre Cardiología, Angiología y Cirugía Vascular, Anestesia y Cirugía Plástica.

Un caso de fiebre Q crónica

Los exámenes -todos ellos- tienen dos partes, una teórica que puntúa el 65%, y otra práctica, con un valor del 35%, a cuyo resultado se suman los puntos que cada aspirante pueda demostrar por méritos propios, como experiencia acumulada o conocimiento del euskera.

La pregunta anulada en Pediatría Hospitalaria se refiere al primero de los tres casos prácticos que se pedía resolver a los opositores. En su informe a Osakidetza, al que tuvo acceso este periódico, los recurrentes consideraban que el ejercicio en cuestión suponía «un cúmulo de despropósitos» por la cantidad de irregularidades que se encerraban en él.

La enfermedad que debían diagnosticar los opositores en función de los síntomas que se les facilitaba era un caso de fiebre Q crónica, detectado en el servicio de Pediatría del hospital de Txagorritxu. La fiebre Q crónica es una enfermedad muy poco frecuente, más aún en niños, y tanto es así, que ni siquiera entraba en el temario de examen. Además, los datos facilitados a los aspirantes para el esclarecimiento del caso ni siquiera coincidían con lo expuesto en la bibliografía que se les facilitó para preparar la OPE. Eran «confusos e incluso contradictorios». «Todo ello -concluían en su escrito- hace prácticamente imposible llegar a su diagnóstico y, por tanto, a la resolución de las preguntas formuladas».

El caso fue presentado en el hospital de Txagorritxu «en la fase previa» a la oposición, lo que para los recurrentes suponía una «clarísima ventaja» para los opositores que trabajan en el servicio frente al resto. «Constituye un claro agravante en lo que respecta a la igualdad de oportunidades que deben tener todos los participantes en el concurso», explicaron. La fiebre Q crónica es tan inusual que se dé en niños que el jefe de servicio de Pediatría llevó el caso para su presentación al congreso nacional de la especialidad, celebrado en Zaragoza.

El Departamento de Salud tuvo ayer finalmente que emitir un comunicado para informar de que se ha anulado la prueba. Y también fue acusado, esta vez por Gehitu, de la inclusión de un libro con expresiones «homófobas y machistas» en la bibliografía propuesta en la categoría de enfermería.

Más noticias

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos