La música activa regiones del cerebro no afectadas por la enfermedad de Alzheimer

Cerebro humano./Emmanuel Dunand (Afp)
Cerebro humano. / Emmanuel Dunand (Afp)

Esta conclusión ofrece una nueva forma de abordar la ansiedad, la depresión y la agitación en pacientes con demencia

EUROPA PRESSMadrid

Investigadores de la 'University Utah Health', en Estados Unidos, están evaluando una región del cerebro que constituye una «isla» de recuerdos que se salva de los estragos de la enfermedad de Alzheimer, para desarrollar tratamientos basados en la música con el fin de ayudar a aliviar la ansiedad en pacientes con demencia. Su investigación se detalla en la edición digital de abril de 'The Journal of Prevention of Alzheimer's Disease'.

«Las personas con demencia se enfrentan a un mundo que no les es familiar, lo que causa desorientación y ansiedad -explica al autor principal del estudio, Jeff Anderson, profesor asociado de Radiología en 'U of U Health' -. Creemos que la música aprovechará la red de relevancia del cerebro que todavía está funcionando relativamente».

El trabajo previo demostró el efecto de un programa de música personalizado en el estado de ánimo para los pacientes con demencia. Este estudio se propuso examinar un mecanismo que activa la red de atención en la región de relevancia del cerebro. Los resultados ofrecen una nueva forma de abordar la ansiedad, la depresión y la agitación en pacientes con demencia. La activación de las regiones vecinas del cerebro también puede ofrecer oportunidades para retrasar la disminución continua causada por la enfermedad.

Durante tres semanas, los investigadores ayudaron a los participantes a seleccionar canciones significativas y capacitaron al paciente y al cuidador sobre cómo usar un reproductor multimedia portátil cargado con la colección de música elegida por el usuario. «Cuando colocas los auriculares en pacientes con demencia y suena música familiar, cobran vida», describe otro de los autores, Jace King, un estudiante graduado en 'Brain Network Lab'. «La música es como un ancla, haciendo que el paciente vuelva a la realidad», añade.

Utilizando una resonancia magnética funcional, los investigadores realizaron escáneres a los pacientes para obtener imágenes de las regiones del cerebro que se iluminaron cuando escucharon clips de 20 segundos de música en lugar de silencio. Los científicos tocaron ocho clips de música de la colección de música del paciente, ocho de la misma música reproducida a la inversa y ocho bloques de silencio. Los investigadores compararon las imágenes de cada escáner.

Programas de música personalizados

Los investigadores encontraron que la música activa el cerebro, lo que hace que regiones enteras se comuniquen. Al escuchar la banda sonora personal, la red visual, la red de relevancia, la red ejecutiva y los pares de redes cerebelosas y corticocerebelosas mostraron conectividad funcional significativamente más alta.

«Esta es evidencia objetiva de imágenes cerebrales que muestra que la música personalmente significativa es una ruta alternativa para comunicarse con pacientes que tienen la enfermedad de Alzheimer --afirma el autor principal del artículo, Norman Foster, director del Centro de Atención de Alzheimer en la 'U de U Health'--. Las vías de la memoria visual y del lenguaje se dañan temprano a medida que avanza la enfermedad, pero los programas de música personalizados pueden activar el cerebro, especialmente para los pacientes que están perdiendo contacto con su entorno».

Sin embargo, estos resultados de ninguna manera son concluyentes. Los autores señalan que el tamaño de la muestra fue pequeño (17 participantes) para este estudio y que el trabajo solo incluyó una única sesión de imágenes para cada paciente. Todavía no está claro si los efectos identificados en este estudio persisten más allá de un breve periodo de estimulación o si se ven potenciados otras áreas de la memoria o el estado de ánimo por los cambios en la activación neural y la conectividad a largo plazo.

«En nuestra sociedad, los diagnósticos de demencia están aumentando y están gastando los recursos al máximo -afirma Anderson-. Nadie dice que tocar música será una cura para la enfermedad de Alzheimer, pero podría hacer que los síntomas sean más manejables, disminuir el costo de la atención y mejorar la calidad de vida de un paciente».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos