Una investigación alerta sobre el riesgo de depresión que sufren los hombres con dietas ricas en azúcar

Una dieta rica en azúcar podría aumentar el riesgo de alteraciones del ánimo como trastornos mentales y depresiones

EL DIARIO VASCO

Mientras que en el caso de las mujeres, no se ha encontrado una correlación entre la ingesta de azúcar y una alteración del estado de ánimo, los científicos han determinado que los hombres con una dieta rica en azúcares corren un mayor riesgo de padecer depresión y trastornos del estado de ánimo a largo plazo.

La investigación, publicada en la revista 'Scientific Reports', fue realizada por un grupo de científicos del Colegio Universitario de Londres y está basada en los informes de salud, estilo de vida y hábitos alimentarios de más de 10.000 voluntarios de Gran Bretaña, a lo largo de veinte años. El estudio utilizó unicamente a funcionarios no industriales, reclutados en Londres que tenían entre 35 y 55 años durante 1985 y 1988. El tamaño de la muestra inicial incluía 3.412 mujeres (33,1 % de la muestra) y 6.896 hombres (66,9%). Los voluntarios fueron seguidos por cuestionario hasta 2013, alargando el estudio durante más de 20 años.

En un principio los científicos encontraron un grupo de hombres que consumían frecuentemente azúcares, como bollos, chocolates, refrescos azucarados y otros dulces, y que mostraban trastornos de ansiedad o depresión. No resulta extraño pensar que aquellas personas que tengan un mal estado de ánimo recurran a azúcares como el helado o el chocolate, por ejemplo. Se trata de una práctica habitual que, con el tiempo, ha llegado incluso a convertirse en un clásico del cine. Sin embargo, los investigadores han descartado que exista dicha relación, el consumo reiterado de productos azucarado sería la causa de trastornos mentales y no al revés.

Tal explicación se basa en que los voluntarios masculinos que ingerían más dulces informaron de los primeros problemas psíquicos durante los últimos años del periodo de estudio, y no a lo largo del mismo. Además, los investigadores no encontraron evidencias de que los voluntarios que presentaban alteraciones del estado de ánimo comiesen más azúcar.

Conclusiones

Durante la investigación, los científicos no encontraron evidencias de que, en el caso de las mujeres, existiera una correlación entre la ingesta de azúcar a partir de alimentos y trastornos mentales. Aún y todo los investigadores apuntan que un consumo de grandes cantidades de azúcar causa un rápido aumento y posterior descenso de los niveles de glucosa en sangre. Este fenómeno, si ocurre diariamente o de forma reiterada, tiene efectos colaterales a largo plazo. Además, debido a que esta dieta modifica los niveles del factor neurotrófico, proteína relacionada al factor de crecimiento nervioso, el consumo masivo masivo de azúcar podría afectar directamente a la capacidad de regeneración del sistema nervioso, estructuras íntimamente relacionados con el origen depresión.

No obstante, apenas existen estudios sobre la relación causal entre una dieta alta en azúcares y alteraciones psíquicas. Los investigadores animan a otros científicos a ratificar su hipótesis, basada en datos epidemiológicos, con otros métodos experimentales.

Fotos

Vídeos