Los casos de gripe aumentan un 73% en una semana en Euskadi, que registra 11 muertes

Un hombre se vacuna contra la gripe/
Un hombre se vacuna contra la gripe

El plazo para vacunarse concluye el 6 de enero

M. J. CARRERO

La epidemia de gripe en Euskadi ha alcanzado la tasa de 277 casos por 100.000 habitantes. Este dato se corresponde a la última semana de 2017, lo que supone un aumento del 73% respecto a los siete días anteriores, según indica el último informe de la Red de Médicos Vigía del Departamento de Salud y Osakidetza. Aunque el número de afectados es importante, aún no se ha llegado al pico de afectados del año pasado, que superó los 400 a mediados de enero, lo que lleva a decir a los expertos que la actividad de los virus puede seguir aumentando en las próximas semanas.

La población más afectada son los menores entre 0 y 4 años, pero obviamente los casos graves se corresponden con las personas mayores y enfermos crónicos. Desde el comienzo de la temporada, 124 personas han tenido que ser hospitalizadas; de ellas, 11 han fallecido. En este sentido es importante precisar que la muertes no son originadas por esta enfermedad estacional, sino que se trata de personas que tienen patologías de base muy serias que se ven agravadas por complicaciones al contraer el virus gripal. El Departamento de Salud destaca en este sentido que la mitad de los muertos no se había vacunado y hace un llamamiento a las población de riesgo a protegerse, ya que el plazo de vacunación está abierto hasta este sábado.

El aumento de la actividad gripal ha conllevado lógicamente un fuerte incremento de la demanda asistencial. Así, en Atención Primaria –centros de salud- la semana pasada se atendieron 3.956 consultas. En Urgencias hospitalarias, solamente el día 2 de enero se vio a 3.089 personas, cerca de un 25% más que la media anual de un martes; y en los Puntos de Atención Continuada (PAC), se asistió a otras 2.130 personas, un tercio más de la media anual de un martes.

Mientras los sindicatos ELA y CC OO afirmaron que se han colapsado algunos servicios de urgencia, Osakidetza señaló que ha reforzado sus recursos humanos y materiales, tal y como prevé su plan de contingencia gripal, para hacer frente al fuerte incremento de la demanda asistencial provocado por este repunte de la actividad.

Medidas higiénicas para prevenir

En su boletín semanal, el Servicio Vasco de Salud insiste en la importancia de adoptar medidas de prevención: utilizar pañuelos de papel desechables; taparse la boca y la nariz al toser o estornudar, taparnos la con el brazo, y lavarse las manos con agua y jabón frecuentemente.

Recuerda asimismo que la gripe es una enfermedad «molesta, pero benigna en la población sana, y que no tiene tratamiento específico, por lo que el reposo, la ingesta de abundantes líquidos y antitérmicos para atajar la fiebre son las principales recomendaciones». En el caso de que la fiebre persista, se debe consultar con el médico. También conviene insistir en que se trata de una enfermedad vírica ante la que los antibióticos no son eficaces, salvo en determinados casos y siempre bajo prescripción médica.

El Gobierno Vasco aconseja hacer un uso responsable de los recursos sanitarios, valorando, en función de la sintamotología, cuál es el servicio sanitario más adecuado para atender y resolver su problema: médico de familia, puntos de atención continuada o PAC y solo, en última instancia en caso de complicaciones graves, las urgencias hospitalarias. De ese modo, se evitarán esperas innecesarias para recibir la atención y, al mismo tiempo, se estará contribuyendo a no saturar el propio sistema sanitario.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos