Los fármacos contra el cáncer han duplicado su precio en diez años

Un farmacéutico busca un medicamento en un estante de su botica. /R.C.
Un farmacéutico busca un medicamento en un estante de su botica. / R.C.

Varias organizaciones denuncian la «falta de transparencia» en la fijación de su valor, mientras Farmaindustria afirma que es «estable»

Daniel Roldán
DANIEL ROLDÁNMadrid

Los precios de los medicamentos contra el cáncer se han duplicado en una década y, además, repercuten de forma negativa en los sistemas públicos sanitarios de todo el mundo, ya que muchos países no pueden asumir estos costes para ofrecer las últimas ofertas terapéuticas a sus pacientes. En España, algunas de las terapias más empleadas para tratar tumores pueden costar entre 30.000 y 100.000 euros por paciente. Estos son los datos presentados por la plataforma No Es Sano, promovida por la Organización Médica Colegial, Médicos del Mundo, OCU, la Confederación de Consumidores y Usuarios, la Asociación Acceso Justo al Medicamento, Salud por Derecho y No Gracias. «Unos precios inasumibles para el sistema sanitario», según denuncia la campaña.

No Es Sano recuerda que esta situación se debe a que «se deja en manos de las compañías farmacéuticas» la fijación de precios de los fármacos y a un marco regulatorio «poco transparente» que beneficia a esta industria «en detrimento del interés público». «Esa falta de transparencia da lugar a que la industria fije los precios de los fármacos arbitrariamente, en función de la capacidad de mercado de cada país», señala el estudio, que destaca que no es posible acceder a los acuerdos de precios fijados entre el Gobierno y la industria para estos medicamentos de uso hospitalario. «Este secretismo llega a provocar que los ya altos precios sean además diferentes entre regiones e, incluso, entre hospitales», indica la plataforma.

El estudio destaca la importancia del sector público, sobre todo en fases de desarrollo. Una intervención que no ha impedido ese incremento de los precios. Por ejemplo, el 50% de los ensayos clínicos del trastuzumab -cáncer de mama-, alemtuzumab -esclerosis múltiple- o bevacizumab -diversos cánceres-, se realizaron con presupuestos de universidades, centros de investigación o fundaciones sin ánimo de lucro; las ventas del primer y segundo fármaco superan los 60.000 millones, según No Es Sano, que reclama una bajada de los precios, conocer el coste real de los fármacos, una mejor regulación que controle y sancione los abusos de competencia.

Por su parte, la patronal del sector, Farmaindustria, destaca que el coste de los medicamentos contra el cáncer se mantiene «estable» desde 2009 en términos relativos, «a pesar del aumento de la incidencia y pese a que en esos años se han incorporado más de 40 nuevos antitumorales». En 2014, supuso cerca del 10% del gasto sanitario (1.656 millones de 61.947 millones). Asegura que los medicamentos contra el cáncer representan el 35% del gasto sanitario en oncología. El resto corresponde a los costes hospitalarios de la atención al paciente y a la atención primaria. Además, Farmaindustria recuerda que, de media, son necesarios entre diez y catorce años e invertir unos 2.400 millones para tener un fármaco.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos