El milagro de Carla

Un bebé en una incubadora. / Archivo

Este bebé de cinco meses recibe el primer trasplante cardíaco con incompatibilidad de grupo sanguíneo realizado en España

Daniel Roldán
DANIEL ROLDÁNMadrid

La lucha de Carla empezó en el seno materno. En una revisión fetal los médicos detectaron una malformación cardíaca severa. Una hipoplasia de ventrículo izquierdo. Es decir, que no se había desarrollado. Desde Extremadura, su madre fue derivada al hospital madrileño Gregorio Marañón, centro de referencia en España para los trasplantes cardíacos infantiles y el tratamiento de cardiopatías congénitas. La pequeña nació en Madrid y a los pocos días fue sometida a un procedimiento quirúrgico de estabilización. Incluso logró salir de la UCI de lo bien que estaba.

A los cinco meses, y con cinco kilos, el protocolo de trasplante se activa. Pero con un problema. «Nos llegó un corazoncito incompatible con su grupo sanguíneo», explica la doctora Manuela Camino, jefa de la Unidad de Trasplante Cardíaco del centro madrileño. A la complicación de realizar un cambio de corazón en una criatura tan pequeña se añadía la presión de que ningún centro español hubiera realizado un trasplante cardíaco infantil con incompatibilidad de grupo sanguíneo. En Europa solo tres centros habían usado el trasplante AB0 incompatible, una técnica para bebés basada en aprovechar que estos nacen sin anticuerpos frente al grupo sanguíneo (isohemaglutininas) y se mantienen en niveles bajos hasta los 15 meses de vida. No obstante, para realizar este tipo de intervención se requiere la utilización de elementos sanguíneos libres de anticuerpos y una técnica de exanguinotransfusión o eliminación de las isohemaglutininas de la sangre desde la inclusión del niño en el programa de trasplante y durante la cirugía.

De esta manera se consigue que el órgano no sea rechazado por el cuerpo, incrementar los trasplantes en niños tan pequeños -hasta ahora el requisito era el peso- y aprovechar todos los órganos. «La gran ventaja que buscamos con este sistema es que ningún menor de doce meses se quede sin receptor para conseguir compatibilizar al máximo la escasez de donantes», añade el doctor Juan Miguel Gil, quien junto a los doctores Manuela Camino y Javier Anguita realizó el 9 de enero el primer trasplante de este tipo en España con un tiempo de isquemia -corazón parado- de menos de cuatro horas -230 minutos- lo que permitió que el corazón implantado tuviese una función excelente.

«Es un hito histórico», reconoce la directora general de la Organización Nacional de Trasplantes, Beatriz Domínguez-Gil. Recuerda que «se mueren niños en la lista de espera» porque solo seis de cada diez reciben el órgano que precisan. «No olvidemos que detrás de esta historia de éxito ha habido una historia de sufrimiento», apunta la máxima responsable de la donación en España.

Entretanto, una Carla ajena a tantos avances descansa en la UCI pediátrica del hospital madrileño. Esta luchadora saldrá de allí, si todo va bien, en algo más de dos semanas. Otro milagro de la cirugía.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos