En busca de ‘curar la muerte’

Grandes empresas están invirtiendo cientos de millones para ralentizar el envejecimiento y que en cuestión de décadas, la muerte sea algo opcional

En busca de ‘curar la muerte’
Ion M. Taus
ION M. TAUS

Los alquimistas, además de ser los precursores de diferentes ramas científicas, principalmente de la Química, soñaban a lo grande. No se conformaban con entender los misterios de los elementos, sino que buscaban grandes hitos, como la transformación de los metales en oro o la creación de un elixir para alcanzar la vida eterna.

Pioneros científicos o grandes charlatanes, en cualquier caso, los practicantes de la alquimia lograron dejar huella en la humanidad con sus grandiosas ambiciones. Pese a que su métodos fueron dejando paso a la ciencia moderna, algunos de sus anhelos pervivieron. En concreto, el deseo de alcanzar la inmortalidad ha permanecido presente durante siglos, y parece que esta quimera podría dejar de ser algo inalcanzable en las próximas décadas. Y es que la biomedicina ha retomado ese antiguo sueño de vida eterna de los alquimistas y ya hay voces que afirman que para mediados de este siglo se puede llegar a ‘curar la muerte’.

Esto podría sonar a película de ciencia ficción, si no fuese por quién está detrás de las más potentes iniciativas en este sentido, y por los cientos de millones de dólares que pretende gastarse: Nada más y nada menos que Google. La compañía de Mountain View está abarcando con sus largos tentáculos todo tipo de sectores y negocios, y también ha entrado en el biotecnológico. En 2013 fundó California Life Company (Calico), una compañía que tiene el objetivo de alargar la vida de los seres humanos y luchar contra el envejecimiento. Para ello, está estudiando las causas de este proceso degenerativo y desarrolla herramientas, a partir de la tecnología, que permitan mejorar la esperanza de vida de las personas y contrarrestar las enfermedades relacionadas con la edad.

Google quiere desarrollar a largo plazo mecanismos más efectivos para la ‘cura de la muerte’

Con un equipo compuesto por médicos, expertos en medicamentos, biólogos moleculares y genetistas y dirigida por Arthur Levinson, reputado bioquímico que fue presidente de Apple, la compañía asegura diferenciarse de otras del sector sanitario por sus propuestas a largo plazo, con la intención de desarrollar mecanismos más efectivos en la, denominada por muchos, ‘cura de la muerte’. “Más allá de la genética, nos centramos en las características del envejecimiento, incluyendo la proteostasis, las respuestas al estrés, la energética celular y la senescencia. En cuanto a nuestras áreas terapéuticas clave, éstas incluyen la Oncología, la neurodegeneración, la inflamación crónica y la disfunción metabólica, porque la incidencia de estas afecciones aumenta bruscamente en la edad avanzada y se asocia con una gran morbilidad”, explican desde la compañía.

Transhumanidad

A su vez, Google lleva promoviendo, junto a la NASA, la llamada Universidad de la Singularidad. Su objetivo es aprovechar el desarrollo a pasos de gigante de la tecnología y la transversalidad de campos como la biotecnología, la nanotecnología, las neurociencias o la inteligencia artificial para resolver grandes problemas de la humanidad como la superpoblación, el deterioro medioambiental, el hambre y la pobreza. Prevén incluso que dentro de algunas décadas se podrán alcanzar metas que nos parecen imposibles como la curación de todas las enfermedades y la fórmula de la inmortalidad.

Esta institución se ha convertido en estos primeros años de vida en el epicentro del transhumanismo, una corriente de pensamiento que postula la inminente desaparición del hombre tal y como lo conocemos y su mutación en un ser totalmente diferente, gracias a los avances médicos y tecnológicos.

El desarrollo científico actual hará que la tecnología de los próximos años parezca «magia»

José Luis Cordeiro, profesor de la Singularity University, está convencido de que entre 2029 y 2045 los humanos lograremos llegar a ser "superlongevos y superinteligentes" gracias a los avances que producirá la tecnología, la inteligencia artificial, así como la biomedicina. Cordeiro, que estudió en el Massachusetts Institute of Technology (MIT), cree que hacia 2045 la muerte incluso podría llegar a ser "opcional", y subraya que el desarrollo científico actual "no es lineal, sino exponencial" y esto hará que la tecnología de los próximos años parezca "magia".

"En los próximos veinte años vamos a ver más avances que en los dos milenios anteriores. La ciencia y la técnica están cambiando exponencialmente", añade. "La tecnología, cuando se masifica, se vuelve barata y buena. Con el control del envejecimiento va a ocurrir igual, porque va a ser muy caro al inicio y luego será mucho más barato".

Cordeiro se muestra confiado en que en 30 años será "más joven" de lo que es ahora, en lugar de más viejo, y afirma que en pocas décadas los ciudadanos podrían llegar a asistir a "la muerte de la muerte".

Temas

Google

Fotos

Vídeos