Bujanda : «El uso indiscriminado de antiinflamatorios es el gran enemigo del tubo digestivo»

Luis Bujanda./IÑIGO SÁNCHEZ
Luis Bujanda. / IÑIGO SÁNCHEZ
Luis Bujanda, presidente de la Asociación Española de Gastroenterología

Luis Bujanda dirige junto a Miguel Montoro el VIII Curso de Emergencias en Gastroentología y Hepatología que se celebra en Donostia

I. M.SAN SEBASTIÁN.

Donostia es estos días la capital de las emergencias gastrointestinales. Más de 120 profesionales se dan cita hasta mañana en el Colegio Médico de Gipuzkoa para participar en el VIII Curso Nacional de Emergencias en Gastroenterología y Hepatología dirigido por Luis Bujanda y Miguel Montoro. El objetivo del encuentro, que por primera vez se celebra en la capital guipuzcoana, es incidir en las nuevas técnicas y tratamientos que se aplican en situaciones de urgencia en el aparato digestivo.

- ¿Cuáles son las enfermedades gastrointestinales más frecuentes en los servicios de urgencia hospitalaria?

- La patología digestiva es relativamente frecuente, más del 15% de la población tiene algún problema de este tipo (trastornos funcionales, enfermedad por reflujo, hepatopatías, enfermedad inflamatoria intestinal, enfermedad celíaca, gastroenteritis aguda...). Algunas de estas enfermedades crónicas se complican y hay que acudir al servicio de urgencias. Otras veces son situaciones repentinas en las que se manifiesta una determinada enfermedad, por ejemplo una hemorragia digestiva, una obstrucción intestinal, un fallo hepático fulminante, una isquemia de los intestinos o una inflamación del apéndice, del páncreas, de los divertículos del colon... Otro problema urgente que con frecuencia requiere nuestra atención es la impactación de alimentos en el esófago. El objetivo del curso es reconocer esos problemas graves y aprender a tratarlos de manera precoz.

- ¿Qué cuerpos extraños pueden provocar perforaciones en el esófago?

- Las dos grandes actuaciones que realizamos en las guardias de endoscopia digestiva tienen que ver con obstrucciones en el esófago por alimentos o cuerpos extraños y las hemorragias digestivas. En el primero de los casos, hay personas mayores con prótesis dentales que de forma involuntaria tragan trozos de carne muy grandes sin masticar que se quedan obstruyendo el esófago. También con frecuencia tenemos que extraer huesos y espinas que han sido ingeridos de forma inadvertida. En las personas que presentan hemorragias digestivas es muy importante diagnosticar el motivo, ver si sangra o ha parado.

- ¿Qué temas son los que más le preocupan en su especialidad?

- Hay varios puntos fundamentales. Uno, evitar el uso de antiinflamatorios de forma indiscriminada. Son un gran enemigo para el tubo digestivo. Relacionado con lo anterior la toma indiscriminada de omeprazol o derivados como protector de lesiones gastrointestinales. Dos, el tema de la obesidad. Es la epidemia del siglo XXI, además de incrementar el riesgo de enfermedades cardiovasculares y cáncer favorece la aparición de hígado graso, esteatohepatitis y cirrosis. En los próximos años, el hígado graso, posiblemente va a ser la causa más frecuente de trasplante hepático en los países occidentales.

«El hígado graso va a ser la causa más frecuente de trasplante hepático en los próximos años»

- Se ha dicho que el intestino es nuestro segundo cerebro. ¿Le damos la importancia que realmente tiene para nuestro organismo?

- No sé si es para tanto, porque cada especialista siempre defiende los órganos que trata. Pero sí que el intestino es muy importante, es un órgano vital que sobre todo nos sirve para nutrirnos. Y hablando de importancia, en los últimos años se ha visto como las bacterias del intestino, la llamada microbiota, tiene importantes funciones reguladoras del sistema inmune y del metabolismo y su influencia sobre otros órganos y sistemas.

- Ha mencionado la diverticulitis y los divertículos. Preséntenoslos.

- Hablamos de diverticulitis aguda cuando se produce una inflamación de los divertículos, que son pequeñas bolsitas que se forman en el intestino. Que haya divertículos es muy frecuente, y va ligado a la edad, cuanto más edad tenemos, más probabilidad que se formen. En mayores de 60 años más del 30% de la población los tiene. La mayoría de las veces no dan problemas pero a un 10% de los afectados sí, y pueden llegar a ser afecciones muy importantes. Si no los tratamos con rapidez, llegan las complicaciones, que pueden ir desde la formación de abscesos, la perforación y la peritonitis. La otra complicación que puede surgir es la hemorragia. Al pasar una pequeña arteria por el divertículo se rompe y empieza a sangrar de manera importante. Un 90% paran espontáneamente, en el resto, con tratamiento médico, técnicas endoscópicas o por radiología intervencionista conseguimos detenerlo. En muy pocos casos debemos recurrir a la cirugía.

Temas

Salud

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos