La atención a los transexuales dejará de estar supervisada por psiquiatras

Concentración llevada a cabo en febrero en Ondarroa tras el fallecimiento de Ekai./MIGUEL TOÑA / EFE
Concentración llevada a cabo en febrero en Ondarroa tras el fallecimiento de Ekai. / MIGUEL TOÑA / EFE

A partir del miércoles, accederán a través de Endocrinología a la Unidad de Identidad de Género de Osakidetza, que ha tratado a 237 personas desde 2009

IKER MARÍNSAN SEBASTIÁN.

La Unidad de Identidad de Género (UIG) del Hospital Universitario de Cruces ha atendido a un total de 237 personas desde su puesta en marcha en el año 2009, 50 de ellos menores. Este servicio fue creado por Osakidetza para cubrir las necesidades sanitarias de las personas transexuales y a día de hoy está atendiendo a 26 menores de 16 años, con una edad media en la primera consulta de 12 años. En todos estos años se han contabilizado 4.870 consultas externas y 154 intervenciones quirúrgicas. Entre otras operaciones destacan «34 reasignaciones genitales, 35 mastectomías bilaterales, 12 mamoplastias de aumento, 36 retoques y reintervenciones y 35 histerectomías». Son datos que ofrecieron ayer Edurne Omaetxebarria, directora médica de Cruces, Itxaso Rico, endocrino, y José Luis Quintas, técnico del Departamento de Salud en su comparecencia en la Comisión de Derechos Humanos e Igualdad del Parlamento Vasco.

Pero los datos no fueron lo más importante de su comparecencia . Los expertos comunicaron ayer que la Unidad de Identidad de Género dejará de estar supervisada por el área de Psiquiatría para ser responsabilidad del de Endocrinología. El servicio vasco de salud responde así a una de manda histórica de la agrupación vasca de familias de menores transexuales Chrysallis. El colectivo siempre ha considerado inadecuado que, en su primera visita, los menores fuesen recibidos por un profesional de la salud mental, y que éste fuera responsable además del seguimiento del caso.

Los endocrinólogos informaron ayer que el acceso por el Servicio de Endocrinología empezará a partir del 2 de mayo, «medida que permitirá mejorar la organización de los procedimientos y consultas a fin de acceder al tratamiento hormonal con menos demora».

Durante su comparecencia, dieron a conocer las áreas de mejora en las que se viene trabajando desde noviembre de 2017, cuando la unidad inició un proceso de «reflexión para avanzar en su funcionamiento», adaptándose a las directrices de la Guía de Atención Integral a las Personas en Situación de Transexualidad. Rica explicó que en los últimos meses se ha añadido la posibilidad de «preservar la fertilidad en los menores transexuales» que así lo soliciten y que sean casos en los que sea viable técnicamente. También se ha decidido agilizar el funcionamiento del servicio y «reducir los tiempos de espera mediante la apertura de nuevas consultas».

Desde 2013

26 menores
Están siendo tratados actualmente en la unidad, todos menores de 16 años.
12 años
Es la edad media a la que acuden a la primera consulta estas personas.
2 de mayo
Desde el miércoles que viene la vía única de entrada a la unidad será por endocrinología.

Pionera en el Estado en dar cobertura integral sanitaria a personas en situación de transexualidad, la Unidad de Identidad de Género es, según explicaron los responsables del área, «una unidad multidisciplinar centrada en ofrecer una atención integral a adultos y menores en base a un soporte psicológico, terapia hormonal y procedimientos quirúrgicos, como cirugía plástica, cirugía otorrinolaringológica y cirugía ginecológica y urológica».

De los 26 menores que están acudiendo a Cruces, 22 se encuentran en «situaciones de transexualidad» y 4 tienen «disforia de género», es decir, trastorno de identidad de género. «De esos 22, 13 son niños que biológicamente eran niñas y 14 han recibido bloqueadores a una edad media de 14 años y dos, terapia hormonal cruzada», señalaron los responsables de la unidad situada en el hospital vizcaíno. En un tema tan sensible como este, la diferenciación entre menores y adultos es tenida muy en cuenta por los especialistas a la hora de comenzar con los tratamientos requeridos. Así, los endocrinólogos explicaron que para los niños pequeños que acuden a la unidad antes de la pubertad el único tratamiento indicado es el informativo y de apoyo. «No se realiza ningún tratamiento hasta que inician la pubertad, concretamente mediante la medicación para bloquear el desarrollo puberal», indicaron.

El dato

50 menores
han sido atendidos desde el año 2009 en la Unidad de Identidad de Género del Hospital Universitario de Cruces. En estos años han realizado 4.870 consultas externas y 154 intervenciones quirúrgicas.

Caso Ekai

Antes que los responsables de la UIG compareció ante la misma comisión en el Parlamento el director de Política Familiar y Diversidad del Gobierno Vasco. Ernesto Sainz Lanchares acudió para evaluar el trabajo de Berdindu y fue preguntado por Eukene Arana, parlamentaria de Elkarrekin Podemos, sobre Ekai, el joven transexual de 16 años que se suicidó el pasado febrero en Ondarroa. «Todos debemos trabajar para que hechos tan desagradables no vuelvan a ocurrir. Pero también debo decir que desde Berdindu tenemos la conciencia tranquila porque llegamos a donde teníamos que hacerlo», dijo. Sobre la necesidad de modificar la Ley vasca de no discriminación por motivos de identidad de género y de reconocimiento de los derechos de las personas transexuales, señaló que «existe una mesa de trabajo que dará sus frutos y vamos a pensar en conseguir una Ley mejor», señaló. Berdindu atendió 1.953 consultas en 2017, con un tiempo medio de respuestas de dos días.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos