«Una vez aceptado su cargo, los componentes del tribunal son autónomos en sus decisiones»

OPE de este año./R. GUTIÉRREZ
OPE de este año. / R. GUTIÉRREZ

Los grupos evaluadores están compuestos por 8 personas: el presidente y el secretario, «ligados a Osakidetza», y seis representantes médicos

I.M.SAN SEBASTIÁN.

José María de Egaña Barrenechea, miembro del tribunal de la prueba de Angiología y Cirugía Vascular, y Ángel Loma-Osorio, componente evaluador de la prueba de Cardiología. Son doctores que han participado de forma directa en dos de las especialidades médicas que Osakidetza ha paralizado provisionalmente y que han mostrado sus dudas sobre la limpieza del proceso. El primero fue el que presentó un escrito el pasado viernes para destapar las supuestas filtraciones en los exámenes. El segundo denunció ayer «posibles irregularidades» que ha detectado en la prueba y que lo ha comunicado a Osakidetza.

Son precisamente los responsables del Servicio Vasco de Salud los que se han referido desde el lunes a los 1.376 profesionales de Osakidetza que forman parte de los 86 tribunales calificadores. Por una parte, para decir que «no se está cuestionando a todos los tribunales», y por otra, para dejar claro que «ni cargos del Departamento de Salud ni de la dirección general de Osakidetza ni del IVAP toman parte de estos tribunales».

Lo que sí hace Osakidetza es designar el tribunal de cada especialidad médica. Según explica el Sindicato Médico Vasco, cada grupo evaluador está compuesto por 8 miembros. El presidente, el secretario y otras seis personas. Los dos primeros son, en general, «personas de la Administración ligadas a Osakidetza», señalan desde el SME. Los otros seis son representantes de categorías médicas, «la mayoría, jefes de servicio». Es el Servicio Vasco de Salud el que también decide el nombre de estos doctores, pero «es cierto que también piden propuestas a los sindicatos que en la mayoría de los casos son aceptadas en aras de la transparencia». Donde el papel de Osakidetza se evapora como entidad es cuando los miembros del tribunal han de confirmar que aceptan el puesto. «Desde ese momento el tribunal es autónomo y cada miembro es independiente para decidir como individuo», aclaran estas fuentes. Antes de la formación de cada uno de lo 86 tribunales, los componentes elegidos para este cargo realizan una reunión previa en la que cada uno de ellos debe asumir su responsabilidad, teniendo la opción de renunciar antes del comienzo de los exámenes por diversos motivos, la mayoría de los casos por tener relación de algún tipo con los opositores. Al dar el sí, «cada cuál asume sus decisiones».

Una vez conformado el tribunal, el primer ejercicio que deben superar los opositores los diseña el IVAP «a través de profesionales independientes que firman una cláusula de confidencialidad», indicó ayer la directora general de Osakidetza. Además, señaló que este primer ejercicio «es custodiado por personal de seguridad hasta dos horas antes de su entrega a los opositores». En cuanto al segundo ejercicio, dijo que su diseño y corrección «corre a cargo de los 86 tribunales, que se encargan de velar por la transparencia de los exámenes».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos