Diario Vasco

179 países buscan un acuerdo sobre los cigarrillos electrónicos y los espacios sin humo

Un hombre 'vapea' con un cigarrillo electrónico
Un hombre 'vapea' con un cigarrillo electrónico / Borja Agudo
  • El Convenio Marco de Control del Tabaco se ha reunido para buscar formas de evitar que, como prevé la OMS, mil millones de personas mueran por el consumo de este producto a lo largo de este siglo

Delegados de 179 países y organismos internacionales discuten hoy a puerta cerrada en Nueva Delhi cómo atacar el tabaquismo y encontrar consensos en asuntos como la legislación de los cigarrillos electrónicos, las pipas de agua o la existencia de espacios libres de humo.

El Convenio Marco para el Control del Tabaco (CMCT) reúne desde el lunes en Nueva Delhi, una ciudad que comenzó la semana con medidas de emergencia para atacar la contaminación, a delegados de todo el mundo en busca de alternativas para evitar que, como prevé la Organización Mundial de Salud (OMS), mil millones de personas mueran este siglo por enfermedades relacionadas con el tabaquismo.

Los países que acuden a esta conferencia bianual y que incluyen al 90% de la población mundial parten desde posiciones muy dispares, ha explicado este miércoles la representante de la OMS, Carmen Audera, gestora de programas del Secretariado de la CMCT. "Uruguay, Brasil o Australia, donde el consumo de tabaco entre jóvenes es menor del 10%, lideran el ránking en cuanto a la puesta en marcha de los acuerdos, mientras que los países africanos van a la cola", detalló. "La epidemia del tabaco en África es reciente, ha llegado tarde, pero la industria ya está en esos países porque observa que existe mercado".

Los delegados tratan de concertar posiciones sobre qué ofertar a los agricultores para que dejen de cultivar tabaco y revisan si las medidas para controlar el consumo de tabaco suscritas por los países en el pasado se han implementado.

En el caso de los cigarrillos electrónicos será "más difícil" lograr una postura común entre los 179 países, debido a que la legislación de los Estados va desde la prohibición total hasta la no regulación, explicó la consultora del Secretariado de la CMCT, Stella Bialous. El objetivo de la OMS es que el consumo mundial de tabaco se vea reducido en un 30% en el año 2025, aunque "por ahora no podemos hablar de su fin definitivo", reconoció Audara.

"Mientras exista una demanda de tabaco se ha de seguir vendiendo, pero como un producto especial que mata a la mitad de sus consumidores, ya que uno de cada dos fumadores fallecerá por causas relacionadas con el tabaco, según datos de la OMS", alertó. A su juicio, el tabaco ya habría desaparecido de no ser por los intereses del sector que, según denunció, "boicotea la elaboración e implementación de leyes e incluso litigan con los países, como ha ocurrido en el caso de Australia y Uruguay".

La representante de la OMS relató que, si las medidas que propone el organismo se aplicasen adecuadamente, "descendería mucho el consumo" y alertó de que la tendencia es que el consumo se dé "en países más pobres y, dentro de los mismos, en las capas sociales menos favorecidas".

La reunión del CMCT, mecanismo que entró en vigor en 2005 como el primer tratado internacional para coordinar y luchar contra el tabaco, continuará hasta el próximo sábado, cuando será aprobado el informe final con los resultados de los encuentros.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate