Diario Vasco

Uno de cada cinco niños vascos tiene alergia

vídeo

Doctora aplica un inhalador a un niño asmático.

  • La alergia a alimentos y la alergia respiratoria son dos de las manifestaciones más habituales

Las enfermedades alérgicas son «muy frecuentes» en la edad pediátrica. Según los expertos reunidos en el XXX Congreso Nacional de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica, que reúne desde este miércoles y hasta el sábado a 1.200 expertos en el Kursaal donostiarra, se estima que uno de cada cinco niños vascos tiene alergia una patología cuya cronicidad podría reducirse «notablemente» si fuese correctamente diagnosticada y tratada por los especialistas durante los primeros años de vida. «Muchas veces, y especialmente en la infancia, las diferentes manifestaciones de las enfermedades alérgicas (rinitis, asma, alergia alimentaria, dermatitis, etc) se dan de forma simultánea. El alergólogo es el único especialista que puede hacer un abordaje conjunto de todos los problemas que afectan al niño alérgico sin que éste tenga que ‘peregrinar’ por las diferentes consultas médicas», ha explicado José Antonio Navarro, especialista del Hospital Universitario Donostia y coordinador del comité organizador del congreso.

El presidente de la sociedad científica española, Joaquín Sastre, ha explica que existen algunas diferencias en la prevalencia de enfermedades alérgicas entre niños y adultos. «Así, por ejemplo, las alergias a los alimentos, la dermatitis atópica y el asma dentro de la alergia respiratoria se presentan con mayor frecuencia en la población infantil, mientras que las reacciones alérgicas más comunes entre los adultos son la rinoconjuntivitis, otro tipo de asma la alergia a medicamentos».

Los alergólogos han hablando de ‘la marcha alérgica’ para designar la evolución que suelen padecer los niños atómicos a lo largo de su vida. «Estos niños son aquellos que padecen enfermedades alérgicas y los problemas que plantean suelen seguir un orden cronológico que comienza durante la lactancia o la primera infancia con alergia a alimentos o alergias cutáneas (dermatitis atópica, urticaria…) y continúa con alergias respiratorias (rinitis, etc.) y puede llegar hasta asma. Si se recibe un tratamiento adecuado desde la infancia la primera infancia, se podrá prevenir en gran medida este fenómeno», han señalado los expertos. La ventana de oportunidad «para controlar la alergia se sitúa en la primera infancia, de ahí la insistencia de los alergólogos en que se nos derive pronto a los niños alérgicos para su correcto estudio y seguimiento».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate