Diario Vasco

La receta electrónica llega a más de la mitad de las residencias de mayores

  • Osakidetza confía en que a lo largo de los próximos meses está previsto que finalice la integración

La receta electrónica, "e-rezeta", que ya está extendida en Osakidetza y en las farmacias, está ya desplegada en más del 66 % de las 293 residencias de personas mayores y sociosanitarias públicas y privadas.

Según ha informado en una nota el Departamento de Salud, actualmente son ya 195 residencias, el 66,5 % de las existentes en Euskadi, las que tienen integrada la "e-rezeta", lo que supone que 12.800 personas atendidas en estos centros, el 66 % del total, se benefician de una mayor seguridad médica al tener incorporada su historia clínica de Osakidetza.

De los tres territorios vascos, Álava, con 51 residencias y 2.670 pacientes, ha sido la primera en completar el despliegue con la incorporación, este mismo mes, de las cuatro residencias municipales con las que cuenta Vitoria.

En cuanto a Gipuzkoa, el territorio cuenta con un total de 68 residencias y 5.673 pacientes, de las cuales han sido ya integradas 33 y beneficia a 2.789 personas.

En Bizkaia, el despliegue se ha realizado en 110 de las 174 residencias existentes, lo que significa que 7.400 personas, de las 11.120 que son atendidas, disponen de receta electrónica.

Integración

Salud ha informado de que a lo largo de los próximos meses está previsto que finalice la integración en estos dos territorios, "cumpliéndose así con el compromiso adquirido por el Gobierno Vasco".

La incorporación de la receta electrónica en las residencias y centros sociosanitarios forma parte del desarrollo de un nuevo modelo de gestión de la prestación farmacéutica en este ámbito.

Hasta ahora, ha explicado el Departamento de Salud, la prestación se venía realizando con recetas en papel y diferenciadas del resto.

La integración con el sistema electrónico conlleva el acceso compartido a la historia clínica, lo que aporta "una mayor seguridad par el paciente y la mejora la calidad asistencial y de los procesos de prescripción y dispensación".

La receta electrónica previene errores en la medicación y permite conocer la adherencia al tratamiento. También reduce la frecuencia de asistencia al centro de salud para recoger recetas.

Otras de las ventajas que conlleva la receta electrónica es que incorpora beneficios como la revisión y ajuste de los tratamientos, sobre todo los de larga duración.

A fecha de hoy y, desde su despliegue en abril de 2013, las dispensaciones electrónicas realizadas alcanzan los 90 millones recetas.