La reforma de la RGI afectará a 8.052 personas que comparten piso con otro beneficiario

La consejera de Empleo y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal, en una comparecencia parlamentaria.
La consejera de Empleo y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal, en una comparecencia parlamentaria. / / BLANCA SAENZ DEL CASTILLO

La modificación prevista por el Gobierno vasco prevé que tan solo se pueda cobrar una ayuda por vivienda salvo excepciones como los casos de extrema necesidad

ÓSCAR B. DE OTÁLORA

La reforma de la Renta de Garantía de Ingresos (RGI) anunciada por el Gobierno Vasco y que prevé que no se puedan cobrar más de una ayuda por vivienda afectará a 8.052 personas que cobran estas cuantías y comparten piso con otro beneficiario, según datos oficiales del departamento de Empleo y Políticas Sociales. En la actualidad, están contabilizados 4.026 domicilios en los que conviven dos vecinos que reciben la RGI. Si se aprueba en el Parlamento vasco la modificación prevista tendrían que cambiar de residencia.

El proyecto de nueva Ley de la Renta de Garantía de Ingresos pretende acabar con los hipotéticos fraudes que se puedan dar, si por ejemplo, una pareja de hecho decide no inscribirse como tal para poder seguir cobrando dos rentas. Cuando el Gobierno Vasco anunció este cambio tanto EH Bildu como Elkarrekin Podemos anunciaron su rechazo al texto por entender que suponía un recorte, mientras que el PP también puso en duda su validez, al entender, según la parlamentaria Laura Garrido, que era «ambiguo» y no iba al fondo de la lucha contra el fraude. El PNV y el PSE necesitan apoyos para sacar esta norma adelante por lo que en la negociación que se produzca a partir de ahora se verá si la limitación propuesta sale adelante. En cualquier caso, el Ejecutivo autónomo se ha comprometido en acelerar la tramitación en la Cámara vasca de forma que este otoño ya esté en marcha su aprobación.

Sin lazos afectivos

Si saliera adelante la modificación tal y como fue presentada por la consejero de Empleo y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal, los 8.502 beneficiarios tendrían que tomar la decisión de modificar la situación y con que uno de ellos cambiase de domicilio sería suficiente. La excepción prevista por el Ejecutivo vasco es aquellos hogares en los que se comparte vivienda por necesidad aunque no hay lazos afectivos y tendrá un periodo máximo prorrogable de dos años, que podría incrementarse en casos de vulnerabilidad. Según los datos remitidos al Parlamento vasco por Artolazabal, a preguntas de la parlamentaria de Elkarrekin Podemos Tinixara Guanche, en julio se contabilizaron en Euskadi 62.282 personas que cobran la RGI. Algo más de la mitad -36.746- reside en viviendas unipersonales mientras que el resto comparten casa aunque en distintos tipos de situación, no siempre con beneficiarios de las ayudas sociales.

La respuesta parlamentaria detalla también que el número de personas que comparten residencia con otras personas, sean o no perceptoras de la RGI, desde hace más de un año es de 1.830. Quienes se encuentran en esta situación desde 2015 es de 4.292.

Fotos

Vídeos