Las pulseras electrónicas para controlar a maltratadores fallan por falta de cobertura o mal uso

Las pulseras electrónicas para controlar a maltratadores fallan por falta de cobertura o mal uso

La Fiscal Superior del País Vasco, Carmen Adán, pide mejorar los medios técnicos para proteger a las mujeres víctimas de la violencia de género

A. L.SAN SEBASTIÁN.

La fiscal superior del País Vasco, Carmen Adán, reclamó ayer en el Parlamento Vasco la necesidad de adoptar mejoras técnicas en los dispositivos telemáticos de vigilancia y control de la orden de protección a las víctimas de la violencia machista. Adán hizo esta demanda durante la presentación de la memoria de actividad de la Fiscalía del pasado año. Las denuncias por maltrato siguen al alza y solo en Gipuzkoa se presentan cuatro al día.

El informe recoge expresamente la preocupación por que los dispositivos de vigilancia que se colocan a los maltratadores a veces fallan. «Se producen numerosas incidencias en la utilización por pérdida de cobertura de los dispositivos y por un uso inadecuado del investigado que dificulta el correcto funcionamiento e impide una adecuada protección a la víctima». En el informe se expone el debate entre profesionales sobre cuándo hay que incoar diligencias por entender que dichos fallos son imputables al maltratador. Cita ejemplos de localidades donde hay mala cobertura y salta la alarma al centro 'Cometa', que es el que se relaciona con los órganos judiciales, el Ministerio Fiscal y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. Está operativo las 24 horas de los 365 días del año. En estos casos, los expertos consideran que no se puede atribuir esos problemas al investigado.

En cambio, manipular el brazalete, quitárselo o entrar en las zonas llamadas de exclusión -para evitar el contacto con la víctima- y permanecer allí más de una hora sí suponen conductas delictivas, sostiene la Fiscalía. Adán consideró adecuado crear comisiones de seguimiento «formales» en cada territorio para vigilar y supervisar todos estos casos, en sustitución de las «reuniones oficiosas con la policía» que se llevan a cabo actualmente.

LAS FRASESCarmen Adán Fiscal Superior del País Vasco «El gran problema son los casos en los que las víctimas se acogen a su derecho a no declarar» «Hay que crear comisiones de seguimiento en cada territorio para supervisar las órdenes de protección»

También se refirió a la violencia contra las mujeres para destacar que el «gran problema» en este ámbito radica en los casos en los que las víctimas se acogen a su derecho a no declarar contra su agresor (un 5,7% de los casos en Gipuzkoa). La Fiscalía insistió en la importancia de mantener la denuncia porque a veces, sin otro testimonio, el caso se archiva. En este sentido, Adán explicó que su oficina mantiene reuniones con distintas instituciones para trabajar la posibilidad de asesorar y ayudar psicológicamente a estas mujeres para que mantengan las denuncias y acabar así con «el silencio».

En relación a los delitos llevados a cabo por menores, Adán hizo especial hincapié en los perpetrados a través de las redes sociales y precisó que el hecho de que la Fiscalía deba actuar para hacer cumplir la ley no impide que no apueste por las medidas preventivas.

Adán también insistió en que la Fiscalía carece de los medios materiales y humanos necesarios para hacer frente de manera adecuada a su trabajo. Los medios personales «son escasos», en su opinión, al contar con 96 fiscales y con un número inferior de funcionarios.

Fotos

Vídeos